Día 10.

(Nota mental, urge buscar una hora especifica para escribir y un lugar neutro)

Retomando donde me quede ayer, el derecho a ser un hijo de la chingada.

Gracias a la tecnologia, somos seres diferentes a los que fuimos hace un siglo, hace 50 años, hace 10. Durante la administración de Bill Clinton se afirmó que el conocimiento humano se estaba volviendo doble cada vez, lo que significa que en algún punto de la decada de los noventa todo el conocimiento que se tenia desde que el hombre aprendió a aventarle una piedra a un ave para comersela hasta ese punto, se multiplicó por dos, y al siguiente año todo ese nuevo conocimiento junto con el que se tenia, nuevamente se duplico y así sucesivamente. Toneladas (no se cual sea la unidad de medida oficial para el conocimiento) de información nueva cada año, recien descubiertas, dejando atrás ideas viejas, paradigmas nuevos, tantas nuevas fronteras sin explorar que simplemente nuestra propia capacidad de descubrir rebasó nuestra capacidad de catalogar y sobre todo, de frenarse para dilucidar las consecuencias. Desde hace mucho cruzamos la frontera del post-humanismo pero no nos hemos dado cuenta.

¿A donde voy con esto y que tiene que ver con lo que escribí ayer? Sigamos despacio, que prisa no hay si sigues leyendo.

Parte de ser post-humano es el hecho que ahora estamos interconectados de muchas maneras en todo momento, hace 12 años los celulares no eran muy buenos, tampoco el internet, ni la fotografia digital, el gps, los juegos en linea…toda esa tecnologia existia todavia como un lujo o una subcultura de creadores que de usuarios. Por esas fechas comencé a escribir en internet y dos o tres escritos llegaron a algunas personas… pero al otro lado del mundo o lugares de México donde me leia gente que no conocia, mas nadie en mi ciudad se enteraba. Ya existia la red de información pero los puntos de encuentro estaban dispersos, hoy la cosa se ha vuelto al revés, las redes son cercanas en vez de globales. Casi todos mi amigos cuentan con un aparato que los mantiene conectados con los demas la manera que les parece mas comoda y comunican letras, voces, musica, imagenes, programas de distintos modos. Algunos lo hacen con una computadora, otros con un smartphone, otros con una consola de videojuegos; cada aparato tiene sus propias aplicaciones para comunicarse de manera distinta con distintas personas: puedes llamarles a unas, mensajearte con otras, subir una foto o un video de alguien o algo, subir un mensaje en tu propia red social o de plano mandar un mensaje en una botella y aventarla al oceano digital(y estoy seguro que alguien en algún lugar lo hace fisicamente si se lo pides). En lo personal mi celular no me sirve de mucho, solo para llamadas urgentes o mientras voy en camino a algún lado avisar que voy a llegar tarde (si, soy impuntual, proposito de año nuevo), pues habitualmente estoy conectado al internet desde mi laptop y mis comunicaciones son por ahí: desde quedar de ir a un bar con un amigo en media hora, organizar un viaje en tres semanas a otra ciudad, comunicarme con clientes o platicar con gente que vive en Belgrado (¡hola, J!). Pero ese es mi estilo de comunicación, para otros es sacar decenas de fotos del viaje, trabajo, novia, fiesta y colocarlas en linea; otros se pasan literalmente mandando mensajes por el celular todo el dia; alguien mas se la pasa recibiendo y haciendo llamadas a medio mundo; otro se la pasa moderando la pagina de su banda, dandole promoción, en fin, cada quien tiene su receta muy particular, maneja su propia red a su antojo con las herramientas que va descubriendo y adaptando a sus necesidad. Una maravilla que hace 12 años no existia y que los niños adoptan no como algo nuevo, sino como parte de su entorno natural.

¿El lado malo a todo esto? Como dije, tanto hemos aprendido que apenas estamos empezando a analizar que esta ocurriendo. Cientos de años se utilizó la plomeria con aleaciones de plomo sin saber que envenenaba el agua, se teoriza que tuvo que ver con la caida del imperio romano.

¿El lado mas malo de todo? que ya nos estamos envenenado con nuestros propios efluvios. Todo lo que hacemos deja rastro.

Sintonice mañana este blog para el gran desenlace de esta apasionante radionovela. Prometo que la escribiré en calzones.

“…y les repito pito, que a la verga… a la ver ganado su apoyo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s