Día 21.

Mi laptop fue violada el día de ayer. Es la única manera de definir lo que ocurrió. Estaba verificando un dato de lo que escribí ayer (si, procuro verificar las cosas) cuando de pronto entré en una pagina común y corriente. Se abrió un java script, nada por demás raro… lo siguiente que supe es que un troyano se había saltado mi antivirus, sellado mis navegadores y estaba deshabilitando sistemáticamente mis programas. Después del ataque de pánico inicial, desconecté el Internet, fui a un intercafé, le pase un antivirus, investigué que demonios era lo que tenia, consulte con un amigo que se dedica a reparar maquinas con más experiencia que yo y llegamos a la misma conclusión.

Mi compu chingo a su madre.

Quienes me conocen, saben que tengo años dedicándome a dar servicio y mantenimiento a computadoras como medio de pagarme mis vicios, y que habitualmente digo que mientras no sea un fallo físico, se puede reparar o salvar la información, lo cual es cierto. También saben que dependiendo del nivel de dificultad que presente el caso, cobro mayor o menor costo. Así que digamos en este caso que si alguien me llegara con el caso que se me presentó para que le reparara su maquina, pensaría que ya salió para el cine, la cena, las bebidas y el hotel (notese, no dije motel), mas aparte para mis vicios. No hay un antivirus que lo quite, hay un procedimiento si, de esos que toman horas de prueba y error, bajar programas, esperar que se puedan abrir y que no den problemas de configuración(cosa que invariablemente va a ocurrir) para al final después de quitar al penetrante agente invasor, darse cuenta que la computadora llora por las noches quedamente(porque ahora el disco duro quedo fragmentado) y no reacciona bien cuando se le intenta meter mano(porque el sistema operativo quedo corrompido).

En ese momento agradecí tener respaldado lo importante, mas no de todo lo que quería… respaldé las cosas que consideré podría llegar a utilizar (tomando en cuenta que el troyano se podía transferir en una de esas, así que hubo que destilar la información con diferentes antivirus) y me despedí de la música, videos, libros, juegos, links de Internet, programitas miscelaneos de los que subsisto y procedí a llevar en holocausto a mi pobre laptop. Siempre es mejor el fuego que la impureza.

Afortunadamente alcancé a terminar el post de ayer en otro lado y publicarlo a tiempo, que, aunque trae un par de detallitos, creo que se los voy a dejar, como una cicatriz casi imperceptible, de esas que dan personalidad. Igualmente, ya esta en operación mi maquina, con lo cual aprendí una valiosa lección:

Si dices que vas a hacer algo pero no lo haces inmediatamente, el destino se encarga de que lo lleves a cabo.

Si recuerdan, hace pocos días había dicho que tenia que deshacerme de algunos malos hábitos, uno de ellos es justamente depender demasiado de la computadora, así como de no estar disciplinando mi de escritura. Ahora, con la perdida de muchas pequeñas muletas, las preguntas obligadas eran ¿realmente ocupo de estas cosas? ¿que tal si en vez de recuperarlas me deshago de todavía mas? ¿alguien a notado la relación entre las momias de guanajuato y las charamuscas?

Después de responderme a estas importantes cuestiones, instalé lo mínimo necesario, le menté la madre al antivirus que tenia, procuré olvidar los links que utilizaba y decidí no volver a comer charamuscas.  La pagina que fue el causante de mis males sigue impune allá afuera, esperando su siguiente victima.

Lo digo solo por si odian a alguien.

“Debo de comprarle un suetercito para que no se le peguen los virus”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s