Día 29.

Entrándole a las galletas antes de comer. Café macchiato al atardecer. Así es la vida del macho mexicano.

Bueno, esta semana al parecer no dejan escribir agusto. Si no sale un tema, sale otro, los cuales vale la pena aplicarle algunas palabras porque si no es ahora que la gente lo nota cuando. En otras palabras se me esta diciendo ¿es lo que querías no? ¿así es como te gusta, perra? y humildemente solo puedo susurrar: si.

So, ahora esta lo de la ley SOPA y PIPA. ¿Es en si misma importante? bueno, no soy gringo, no tengo injerencia sobre ella y viceversa (aunque se diga lo contrario), crecí mientras el Internet era una tierra baldía sin ley donde se abusaba de todo, no habia tan buena tecnología como ahora, no tenia gran difusión, todo lo tenias que aprender por tu cuenta y la gente se tragaba el cuento de los gatos bonsaí. La piratería,  las violaciones a los derechos de autor, la distribución de archivos, todo eso es anterior al Internet, hasta la vigilancia gubernamental, solo que era todo clandestino, de barriada. Pase lo que pase con la ley, esas cosas encontrarán su camino de una u otra forma. Por tanto, nada de eso para mi es importante.

El segundo argumento contra la ley SOPA viene siendo el gran control que tienen las empresas sobre los derechos de los artistas, la posibilidad de la censura, el manejo de cada creador de su propio trabajo en modelos considerados alguna vez utópicos, que en su mayoría lo siguen siendo; quien goza de una base de seguidores de su música, videos, escritos, arte visual, puede darse el lujo de decidir no necesitar un distribuidor, rascarse con sus propias uñas y decir “no te necesito, gran empresa, desaparece”. Pero la realidad es que los artistas pequeños requieren ese empuje para poder llegar a las masas, si no, chequen alguna pagina de una disquera independiente mexicana (las hay) o extranjera y díganme cuantos de esos nombres conocen. Y eso que están de alguna manera dentro del sistema, ahora, los que deciden aventarse al ruedo desde un inicio sin apoyo están casi condenados al fracaso.  Podrán argumentar “no es cierto, Radiohead, Nine Inch Nails, junto con otros artistas, se autoregulan les va de maravilla” pues claro, pero son bandas con mucha experiencia que ya tenían su base de fans (mundial por cierto) y decidieron que estaban hartos de no tener control sus productos. También podrán argumentar “Los Vazquez Sound, Galatzia o Tropikal Forever son independientes, mexicanos y están pegando recio (aunque sin disco)” ciertamente, pero los primeros son hijos de un productor musical, el segundo tiene muchos años trabajando de manera independiente (lleva mas de 10 años haciendo de todo) y los terceros tienen un integrante de Las victimas del Dr Cerebro que ya también sabe de que lado se muerde el elote. Claro que las cosas han cambiando, claro que se puede sobresalir, pero hasta la fecha no he escuchado a la gran banda de metal mexicana que rifa donde se pare, quimera que ya pasa de treinta años.

¿Acaso no vale la pena darle en la torre a todas las empresas que explotan al artista y al pequeño empresario? estoy seguro que si, pero los argumentos de que ellos son “el enemigo” me parecen exagerados, después de todo es su negocio: si estuvieras ganando tanto dinero durante tanto tiempo con un modelo ¿te arriesgarias a cambiarlo porque los que vienen detras quieren su espacio? eso se llama brecha generacional, no revolución. Al parecer todos obviamos el hecho de que las grandes empresas de Internet que en este momento protestan la ley (wikipedia, facebook, yahoo, google) son los sobrevivientes de batallas entre empresas similares que fueron adecuando su producto impulsándolo agresivamente y utilizando modelos de negocios establecidos; ninguno inventó el hilo negro: tomo su producto y lo posicionó rigiéndose con las reglas normales, osea destrozando a los otros. Linux no perdió la batalla de derrotar a Microsoft con un sistema operativo inferior, al contrario, la perdió porque no todos queremos un sistema que nos deje hacer todo, ocupamos limites y un ambiente común pre-establecido para hacer lo que queremos y nos sirve, no todas las posibilidades a las que se puede llegar.

El ultimo punto es la intrusión gubernamental en nuestra vida. La vigilancia sobre nuestras actividades en Internet. Creo que este es el tema más álgido de todos. Ciertamente nadie quiere ser invadido, vigilado, catalogado como criminal y silenciado. Sin embargo eso es algo que se hace a cada momento, solo que de maneras mas… discretas. ¿Alguien recuerda a Julian Assange? ¿Wikileaks y Anonymous? si mal no recuerdo sacó a la luz una increíble cantidad de escándalos de todo el mundo hace apenas un año, incluyendo México. Se le hizo una campaña de persecución, se le congelaron sus cuentas, se le cerraron los donativos, una campaña de desprestigio personal como no recuerdo haber visto antes, pues no fue gubernamental solamente: fue mundia al ser digital. A donde se moviera no seria protegido, los únicos que le darían protección eran los países que nunca se han caracterizado por ser especialmente aliados de nadie y que con los cuales uno no quiere vincularse. ¿Y todos los documentos mostrando delitos de todo tipo? ahí están, se pueden leer libremente pero las personas que están encargadas de procesarlos para posiblemente llevarlos ante la justicia respectiva, son los mismos que censuraron a Assange. El sistema está protegido con siglos de experiencia para intrusiones de este tipo.

Ok, con estos argumentos, pueden considerar que estoy a favor de la ley SOPA. Oh no, soy muy delicado como para ser señalado como delincuente, me encantan las revoluciones como a cualquiera y detesto la censura (ya nos hemos conocido), creo en las libertades individuales y en el derecho de hacer lo que se te de la gana siempre y cuando no dañes a alguien más. Pero eso es en Estados Unidos, no sudemos calenturas ajenas solo porque nos parece correcto, hay muchas otras cosas que atender aquí. A lo que voy es que me parece excelente que se esté luchando por mantener la Internet como está, mas no nos engañemos: no vivimos en una utopía informatica ni es el fin del mundo como lo conocemos (recuerden, eso es en diciembre), lo importante es poner las cartas sobre la mesa, escoger cada uno que frente quiere luchar y porqué, informarse como hacerlo cuando llegue el momento, y dejarse de escenarios apocalípticos probables que como seres sociales invocamos.

Nunca se ha ganado una batalla contra los posibles, si contra las realidades.

“¡No, que me come el Kraken!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s