Día 41.

Seria tan fácil…

Pero no, mantengamos el buen gusto, por lo menos unas lineas más.

Aunque sean dos.

Echemos a perder las cosas.

Últimamente, cada que entro a Internet me encuentro con cosas que antes solo llegaba a ver ocasionalmente en cartas en cadena de pésimo gusto: fotos y videos de maltrato animal. La gente que me conoce sabe que desde siempre he tenido perros, que cuando tengo la oportunidad ayudo a las causas de los derechos de los animales (con muy poco he de admitir), de cuando en cuando le busco casa a una u otra mascota abandonada. Supongo que esos antecedentes les dará una idea de porque me altera entrar a mi correo, a facebook o alguno de los foros que visito para encontrar fotos de perros abandonados y famélicos, gatos colgados, diversas especies destripados.

Le tengo una cierta aversión a Garcia Marquez por uno de sus relatos donde uno de sus personajes dice algo así como “de niños matabamos perros a ladrillazos”. No tengo nada contra Garcia Marquez, al contrario, lo considero un excelente cuentista, solo que me dio asco esa frase cuando la leí en la preparatoria; se que es parte de todo escritor retratar la realidad, simplemente desde entonces lo relaciono con esa frase. Desde entonces he leído cosas peores, creo que fue ese primer encuentro ficticio con la realidad la que me alteró tanto. Tambien admito ser un consumidor constante  de carne animal de todo tipo, no pretendo caer en la doble moral de señalar como algo malo algo en lo que participo: no lo que pretendo con este escrito es otra cosa.

Hace algunos años, se celebró la cena navideña en casa de mi abuelo ya fallecido, a la cual llego tarde un pariente. Se veía cansado, le pregunte el porqué y me dijo que venia de un pueblo, donde estuvo trabajando desde temprano matando guajolotes para las cenas de ese día. Le pregunté como podía hacer eso, a lo que inmediatamente saco el argumento que todo mundo considera ganador:

“¿Tu te los comes, ¿no?”

A lo que le respondí:

“Si, pero no les pongo un cuchillo en la garganta para desangrarlos”

Yo no creo que comer carne haga a nadie una mala persona, lo que si creo que hacer una mala persona es la estupidez inflamar la furia de los  demas sin un objetivo. Cada que veo una foto en el muro de alguien en que piden a detener la crueldad contra los animales, debajo encuentro decenas de comentarios en los que dicen que abría que hacerle lo mismo a la gente que la lleva a cabo, que hay que castigarlos, que no merecen vivir y la misma sarta de arengas de siempre.

Pero no ocurre nada.

Un amigo fue a un rally no hace mucho, para protestar el uso de animales vivos en las practicas de la escuela de medicina, a lo cual mucha gente afirmó que asistiría porque  habia que luchar contra ello; a los único que encontró fue a algunos de los organizadores y a sus amigos, cuyo mensaje era fanático en extremo: conmigo o contra mí. Tambien tengo una conocida que lleva años dentro de lo que podría considerarse la sociedad protectora de animales, en donde me platica la misma historia: la gente va a las juntas, dice que todo esta mal, que hay que presionar para que ya no ocurra, que hay que poner el ejemplo. Pero cuando se requiere colaboradores, quien atienda, tome responsabilidad o suelte dinero, todo mundo desaparece, cosa que ha frustrado a esta chica pues cada que intenta ayudar se topa con pared. Ser activista es muy padre mientras no se tenga que hacer activismo.

Ahora me pregunto ¿de que demonios sirve poner  al azar esos videos de animales torturados? Se que se han hecho cosas profesionales buscando concientizar a la gente, que se han presentado en festivales de cine, que se proyectan gratis, que se invita a la gente a que reflexione y decida si quiere hacer algo desde bajar su consumo de carne, ayudar en albergues de animales o simplemente cooperar con dinero (si, es lo que mueve al mundo, no las firmas o los comentarios en el muro de alguien) o no lo haga, el mensaje es enviado de todos modos. Pero ¿a quien ayuda el distribuir el video donde le disparan a gatos en un rancho? ¿seriamente creen que al hacerlo están creando consciencia de algo o solo se trata del morbo de presentarlo a los demás para ver como reaccionan? ¿creen realmente que con saberlo los gatos van a estar magicamente a salvo o es una excusa para sentirse mejor?

Seriamente, no me interesa saber. Se que es una moda en Internet, se que la masa se moverá hacia la siguiente cosa que les haga sentir algo, lo que sea.

Solo me molesta que en el fondo creen que están cambiando al mundo.

“Pesima ortografía, pero la lucha le hace”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s