Día 46.

Me encontré conque el creador de uno de los de webcomic que sigo desde hace varios años tiene su propia banda ficticia de metal, donde toca todos los instrumentos; no lleva voz y suena de maravilla para estar escribiendo. Si a alguien le interesa se llama Deathmole, hay cuatro discos para escuchar desde el navegador, yo ya soy fan from hell.

http://deathmole.bandcamp.com/ Primera vez que pongo un link aquí, me resistía a hacerlo, pero ciertamente hay que dar honor a quien honor merece.

Comencemos entonces.

Uno de los vicios que me cargo es el no hacer las cosas en el momento preciso, como por ejemplo, anoche leí esta frase:

No significa que sea mejor, solo que estoy acostumbrado a ello.

La cual me dio una idea para escribir alrededor de ella, mas no puedo recordar que era. Como ya había terminado el post de ayer y no tenia ganas de seguir escribiendo, flojamente la puse aquí para retomarla hoy, sin darme mas pistas de que es lo que quería decir o mejor aún, escribir todo el post completo. Pero no lo hice y ahora el instante se fue, no hay manera de volverlo a traer. Detesto cuando eso pasa, mas aún detesto cuando me doy cuenta que no fue por algo circunstancial, simplemente deje que se escapara como si nada. Claro, podría intentar recordar paso a paso donde como, cuando leí la frase, rastrear su contexto original y seguro que llegaría a una aproximación de lo que quería hacer pero no seria lo mismo. Es falso que las oportunidades lleguen solo una vez, también es falso que no tenemos control sobre ellas, lo que es cierto es que ignorarlas deliberadamente o posponerlas solo lleva a que no ocurran.

Ciertamente la comodidad es un mal del que todos deberíamos poder librarnos.

Es de alguna manera uno de los pecados capitales, como parte de la pereza. En sí la flojera no se refiere a pasársela acostado rascándose la panza y consiguiendo gringas con el mínimo esfuerzo como lanchero acapulqueño (¿será?), sino a la inacción, el dejar correr las cosas sin tomar partido, dejar pasar las oportunidad o no cuidar lo que requiere mantenimiento. Dante sitúa a dichos pecadores debajo de río banda-de-rock-que-adormece (Styx), sumergidos en el sufrimiento de solo estar dentro sin morir, sin poder salir ahogandose eternamente. Me lo imagino como el agua estancada que lleva mucho tiempo en una maceta, amarillenta, maloliente, ha podrido la planta que debía de alimentar, con un movimiento de alguien para drenarla seguiría bella y viva, mas no ocurrió: la inactividad la consumió. Por cierto, el nombre original de este pecado en latín es Acedia, que estoy seguro que viene siendo la raíz de las palabras acedar (lo que le pasa a los frijoles cuando se quedan mucho tiempo sin consumir) y acidar (lo que le sucede al vino cuando se deja destapado y se avinagra).

Cuando uno esta demasiado cómodo, se dejan pasar las cosas, se permite que entre Belphegor con ideas para estar mas cómodo durante mas tiempo con menos esfuerzo, ofrece vicios nuevos de fácil mantenimiento, la oportunidad de ser mediocre por el gusto de serlo, justificaciones para no moverse, o peor aún, para rendirse. Mas que la pereza, calculo que la comodidad es la madre de todos los vicios… creo que debo de poner mas atención a eso.

Creo que nada de lo que acabo de escribir tiene que ver con lo que me dijo la frase ayer. Pude simplemente borrarla y dejarla desaparecer, no interesarme hubiera sido la opción mas sencilla. Ciertamente no hubiera sido la mejor.

Pero si a la que estoy acostumbrado.

“No es nadita refinado Belphegor”

 

Anuncios

Una respuesta a “Día 46.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s