Día 50.

A quien no me creía la existencia de los tacos de arroz con huevo, ayer se intoxicaron 660 personas por consumirlos en Guerrero. ¿Como se preparan? bueno, agarras una tortilla, le pones arroz rojo y un huevo cocido encima. Fin. Cosa del diablo, opino. No sé porque son tan populares en otros estados, desconocidos por lo menos en la parte civilizada del mio, pero creo que tiene algo que ver con la llegada del anticristo. Bienaventurados los que sin comer tacos de arroz con huevo creyeron.

Terminemos con nuestro viaje por la constitución, que por cierto, es el conjunto de principios o precedentes que rigen un estado u otra entidad; dichas reglas en si “constituyen” lo que es dicha entidad.

Uno nace protegido por la constitución mexicana y se rige bajo ella durante todo el tiempo que se sea ciudadano dentro de dicha entidad. ¿Cual es el meollo en separar la iglesia católica y el estado? simple, el clero se rige por la constitución del vaticano y después por la mexicana, si no contraviene a la primera. Un asunto de lealtad. En la primaria recuerdo a un compañero de una familia bastante ortodoxa que no saludaba a la bandera, cosa que me extrañaba, pero es porque era un gesto de desconocer cualquier otra autoridad que no fuera la de su religión. Toma de goma. Por cierto su familia era bien chida, aunque a otros padres de familia les preocupaba que nos quisieran lavar el coco.

Hablando de eso.

La constitución de 1917 fue el ultimo gran cambio al documento. Después de matarse mutuamente por años montontes de revolucionarios, dijeron “ya estuvo” (igual, con otras palabras, no estaba ahí) y se redactaron cambios a la constitución, ¿porque me salto la revolución? no lo hago, en sí una revolución es el proceso de cambio de una constitución por otra. Claro, la palabra también significa vuelta entera, osea al punto inicial que es justo a lo que después de tanta bronca se llegó: a donde mismo pero con mas palabras. La mayoría de los artículos ya estaban escritos, pero como no se respetaban, pues hubo de modificarlos. Entre ellos está que hombres y mujeres somos iguales bajo la ley, la gente tiene derecho a un trabajo digno, a una educación laica y obligatoria, que la tierra, arriba y abajo de ella es de la nación,  derecho al voto, no reelección consecutiva, abolición de la pena de muerte junto con la tortura, libertad de culto. Ah, se le ponen mas restricciones a la iglesia, lo que desatara años después la guerra cristera. A mí me en lo personal me fascina esta época pues durante la primaria y la secundaria aprendí montones de nombres de héroes revolucionarios, pero nada mas un villano, Porfirio Diaz, que por cierto apenas alcanzo a pelear. En otra ocasión nos metemos en esos recovecos.

¿Porque tanto apuro en una nueva constitución? por lo mismo que antes: nadie la respetaba. Estados Unidos se metía, la iglesia se metía, la diferencia entre pobres y ricos era enorme, los derechos humanos no se respetaban, el salario no daba para comer. Supongo que ya notaron un patrón en todo esto.

A partir de ahí, la constitución ya no ha tenido grandes cambios. Solo cientos de pequeñas modificaciones que han hecho que un documento que de por sí es complicado, se convierta en una pesadilla para descifrar. ¿Los principales cambios? los mismos que se le hacen siempre. Alguien le da poder a la iglesia, otro se la quita; alguien le da armas al pueblo, otro se las quita; alguien dice lo que es el territorio, otro mas lo modifica; alguien dice derechos para todos, otro dice lo mismo. En fin, hay tantas enmendaduras que tiene huecos enteros por los cuales se pueden saltar toda la regla en si. Igualito que siempre.

¿Cual es la solución que se pretende para esto?

Ser original. Otra constitución.

Con esto termina esta trilogía, sean felices, espero no hayan aprendido nada, de mi parte, revisando fechas, datos y articulos constitucionales, puedo afirmar que aprendí que nos encanta hacerle a la mamada.

“Victoriano “Terminator” Huerta, nótese la felicidad en la cara de todos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s