Día 66.

Con dientes nuevos, por lo que será un escrito sin bebidas calientes. Mis felicitaciones a mi dentista tanto por su trabajo, como por su actitud de trabajar bien sin hacer fanfarrias y decir las cosas como van. Hoy es día de la bandera, así que hagamos las cosas fáciles.

Se levanta en el mástil mi bandera. Como un sol entre céfiros y trinos muy adentro en el templo de mi veneración, oigo y siento contento latir mi corazón. Es mi bandera, la enseña nacional, son estas notas su cántico marcial. Desde niños sabremos venerarla y también por su amor, vivir.

Todo mundo se la sabe a medias, le cambia una frase por otra o nada mas la masculla, pero hay un cambio muy interesante que es oficial: originalmente la última palabra era “morir”. A mi me tocó todavía en la primaria cantarla así, y a mis tiernos ocho o nueve años ya me cuestionaba el porqué demonios tenia que dar la vida por un pedazo de tela de tres colores. Bueno, es muy sencillo, el toque de bandera, como se llama esa canción, es creada en una época en donde el civismo venia mezclado con el militarismo. La mayoría de la gente no cae en cuenta que hace unos 50 años el servicio militar no era barrer calles o enseñar a cholos tumbetes a leer en colonias de poca monta para conseguir una cartilla que permitiera entrar a los bares, no, era entrenamiento básico en armas y combate para el día que se desatara una guerra fuera llamado a las armas (al menos los hombres) a rifarse en el frente de batalla… y uno no va a la guerra sin haberse despedido de sus seres queridos. Se supone que nuevamente se esta haciendo, pero ya no es tan importante como antes liberar la cartilla militar.

También está el juramento a la bandera, que ese sí se lo sabe todo mundo de memoria en sonido estereo con el brazo derecho extendido.

Bandera de México, legado de nuestros heroes, simbolo de la unidad de nuestros padres y de nuestros hermanos. Te prometemos, ser siempre fieles a los principios de libertad y de justicia que hacen de nuestra patria la nación independiente, humana y generosa a la que entregamos nuestra existencia.

Bueno, aquí uno jura entregar la existencia, como Juan Escutia. Historia sujeta a un numero pequeño de interpretaciones, todas divertidas: que si se aventó por defender la bandera, que si se tropezó, que si lo aventaron o que si todo fue inventado. Un héroe solo es tan grande como su leyenda, por eso se nos enseña la que tiene mas acción: El cadete Escutia defiende la torre de la bandera de el ejercito estadounidense, solo contra el mundo, cae herido, así que en un último acto heroico, antes que el enemigo tome el lábaro patrio, se envuelve en el y se lanza al vacio.

Si eso no merece una canción metalera y una estampita de monografía, no se qué.

Las banderas originalmente eran estandartes utilizados para identificar la posición de los ejércitos en el campo de batalla, no fuera que se confundieran y mataran a su propia gente, por lo mismo se crearon los uniformes. Con el tiempo se convirtieron en símbolos de una nación, religión, empresa, creencia, ideología, en fin, un símbolo para darle una identidad a la gente adherida a ella por convicción o geografía. Los elementos que la componen deben de tener un significado, aunque este no siempre es claro. La nuestra por ejemplo, simbolizaba originalmente con sus colores independencia de España (a medias), religión católica y unión con los europeos, pero como ya he mencionado, Juarez no era muy adepto a la iglesia por lo hizo cambios, con lo que se mantuvieron los mismos verde, blanco y rojo, pero significando esperanza, unidad y la sangre de los héroes nacionales. ¿Ya había mencionado que bomberito Juarez era la personificación del metal? Solo le faltaba mover la mata, pero su cabello era tan heavy como él.

Guerra, guerra sin tregua al que intente de la patria manchar los blasones!¡guerra, guerra! los patrios pendones en las olas de sangre empapad.

Parte del himno nacional que nadie se sabe, en donde se advierte no meterse con los escudos nacionales o va a correr mucha hemoglobina. El blasón principal claro, es el escudo nacional, el de el águila sobre un nopal devorando una serpiente, o si lo ponen al revés, de la una rana mirando televisión. El qué significa es un santo embrollo del que cada quien saca para su cosecha: por un lado, si, existe la leyenda de Tenochititlan, pero, depende de a quien le preguntes, te dirán que es correcta, que no llevaba serpiente o que es falsa. Hace tiempo me explicaron que resultaba “curioso” que la leyenda tuviera un águila, símbolo de poder bastante utilizado en Europa, después leí que en realidad es un carancho norteño, ave bastante bonita por cierto con un nombre horrible y que la serpiente no aparece en el mito original, mito por cierto que los indigenistas traducen como un merequetengue hippie de esos que les encantan. Tambien cuenta con una rama de laurel y otra en encino, que deben representar triunfo y fortaleza, por cierto especies que no son nativas de México, pues el laurel es tradición italiana del triunfo romano que a su vez sigue utilizándose entre los católicos y el encino es puramente español. Las tunas que estoy seguro las pusieron como elementos decorativos y después alguien dijo que representa el corazón… en fin, si algo simboliza el escudo nacional es nuestra imposibilidad de ponernos de acuerdo y parchar la historia a conveniencia.

De todos modos es mas romántico morir por la patria.

“Juan Escutia en plena apoteosis vexilológica.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s