Día 70.

Con tambora porque con violín se atora. Buenos días escuchando radio Ranchito, tomando té de mango y lavándome la cara para despertar a un martes con sabor a lunes, aprendiendo a manejar niveles de estrés diferentes a los que acostumbro, no precisamente mayores sino focalizados en zonas especificas por cuestiones especificas. Igual pastillas para ser feliz.

De pastillas mágicas justo voy platicar hoy.

A todo mundo le llega a su correo de cuando en cuando ofertas de medicinas para bajar de peso, pastillas para el dolor, viagra genérico, vitaminas curalo-todo, a precios supermodicos sin receta desde Canadá, China o ¿México?

Cheap painkillers from Tijuana.

Buen nombre para mi banda indie-emo con botellas de Fanta retro como instrumentos.

Pero desvarío.

Todo mundo sabe que son una estafa, si se venden no es tanto por la gente crea en ella sino porque de tanto anunciarse, es seguro que alguien las va a comprar, bajo la lógica que si mando un millón de correos diarios, al menos le 1% va a comprar. Debe funcionar muy bien su modelo de empresa, porque tengo años bloqueando dichos correos sin lograrlo, hasta en un par de ocasiones los he abierto picado por la curiosidad de que es lo que venden. Claro, lo que se va a recibir es azúcar comprimido, píldoras caducas en empaques nuevos, pasto pulverizado y encapsulado o con mucha suerte anfetaminas caseras a precios de lujo. Nadie en su sano juicio va a enviar dinero por algo así.

¿Entonces porque lo anuncian en el radio y lo compra la gente aquí?

Detesto la radio en Morelia. Tres meses que pasé escuchando radio mientras manejaba porque se descompuso el reproductor de CD (soy de la vieja escuela), me enseñaron que se repiten las mismas canciones de manera sincronizada en varias estaciones, algo así como cinco o seis sin parar, hasta que terminé por aprendérmelas, cantarlas y posteriormente manejar en silencio. También aprendí que si tengo cólicos, hepatitis, presión alta, lagunas mentales, cirrosis y/o cáncer, vaya a Naturamex donde con unas pastillas buenisimas de propolio, uña de gato, hongo michoacano y/o jalea real se me quita todo de volada sin efectos secundarios. ¿Se me cae el cabello? shampoo de ajo chino, el descubrimiento médico del siglo XXI que también lo tienen en tabletas, ampolletas, crema, jabón. ¿No se me para? cápsulas de mosca española, esquizandra, guaraná, angélica para estar firmes naturalmente. Hay anuncios de médicos milagrosos, que te curan desde la menopausia hasta la caspa, total, que si estas enfermo es porque quieres, porque ya hay de todo para curarte, bendito sea dios.

Hace poco se aprobó una legislación para evitar la comercialización de los productos milagrosos, en la que se busca que si no puedes comprobar los beneficios del producto, no hay estudios formales acerca de como funcionan o de plano es una estafa descarada, se retiran del mercado inmediatamente, prohibiendo su publicidad, pero no se ha aplicado. ¿Porqué? porque la legislación mexicana es un laberinto administrativo, que no llega a ningún lado, es fácil de trabar con amparos, postergaciones, mordidas, para después llegar a la pregunta: ¿quien va a aplicar la ley? por cierto, la legislación es para quitar formulas y productos específicos ¿quien evita que se cambie la formula y el nombre? aparte que mientras nadie haga estudios reales (que no va a pagar salubridad) se aplica el axioma de que si algo no es malo entonces debe ser bueno, con la misma lógica que si se venden tanto es porque funcionan ¿no? Después de todo Naturamex solo aquí en Morelia tiene cuatro sucursales, que, mientras es la cadena mas grande de su categoria, no significa que no existan muchos pequeños negocios similares que lo mismo te venden un té fulmina-grasa que bolas chinas (de las que se usan en las manos, no de las otras) para regular tu digestión.

Se podría alegar que lo que sucede es que se aprovechan de la ignorancia o desesperación de la gente, que eso es algo que se dá en las clases bajas o que sirve como paliativo cuando nadie mas proveé de soluciones, pero, para cuando tienes dinero, también hay empresas como Herbalife u Omnilife que se mantienen bajo el mismo esquema, aprovechando los recovecos legales con productos menos milagrosos con aire a ciencia, tan solo vitaminas, apoyos para bajar de peso, mas energía en la vida diaria a precios bastante altos, pero si es caro es bueno ¿no? Todo “comprobado”, que se refiere a que ellos realizan estudios de sus productos y si los estudios independientes o de gobiernos no dan lo mismo que a ellos, es porque no se están haciendo correctamente; mientras no se demuestre que hacen daño, todo esta bien. Claro, Herbalife se defiende de demandas de daños al higado, pero en poquita gente, nada que temer.

En fin, todos queremos soluciones fáciles y de una u otra manera contribuimos a que sigan comprando. Por ejemplo uno de los comerciales dice “ya hay cura para el pene corto”, lamentablemente no escuché el nombre del producto o donde lo venden, si no, podría surtirme desde ahora de regalos navideños para todos mis amigos.

Y amigas.

 

“Nada como una buena intrapiernosa”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s