Día 86.

Tercera y última parte, originalmente eran dos, pero al darme cuenta que ya había superado mi limite autoimpuesto en extensión, decide que tres es un buen numero. Claro cuatro es la medida de todo un caballero, tendré que educarme en eso. Por cierto, esto se sube el 15, que es el Idus de Marzo.

Cada que me encuentro a algún tipo que me habla acerca de lo bonito que es ayudar a la gente, que hay que defender a los indígenas de Chiapas, a los animales, que la justicia social y démas, siempre pregunto lo mismo: ¿cómo y para qué? Habitualmente la respuesta es “para crear consciencia, vamos a tal o cual marcha/concierto” a lo que vuelvo a preguntar ¿y eso de qué sirve? con lo que habitualmente se me cataloga como retrógrada y termina la conversación. Quizá lo sea, pero no veo como cambian las cosas solo con hacer ruido para poder sentirse uno como que hizo algo, como decía una chica que ayudo en comunidades apartadas por una semana distribuyendo alimentos “lo que mas me llena es la sonrisa que me dan esos niños”. Que padre, justo con eso se acaba su pobreza y no se volverán narcos.

Bueno, Kony 2012 responde a esas preguntas adecuadamente e informa que sirve para que entre mas gente tenga conocimiento de la existencia de este señor, mas presión directa la gobierno estadounidense se puede ejercer para que se involucre militarmente en un conflicto donde no tiene intereses.

Aquí es donde comienzan los problemas.

El proyecto tiene objetivos claros y soluciones claras. Lo cual es excelente, pero son soluciones del mundo real, de ese de los adultos, de esas que llevan consecuencias a largo plazo. Estados Unidos tiene una terrible fama bien ganada de intervencionismo donde habitualmente todos acaban perdiendo. Lo que se busca es que participe activamente en un país extranjero para detener a un criminal de guerra, bien resguardado, con su propio ejercito y atrincherado al saberse perseguido, si hasta hace poco era tan desconocido, es porque estaba quieto. No hay manera que eso termine sin derramamiento de sangre. Pase lo que pase, va a generar muchas cuestiones que atender.

Y estoy seguro que ahí radica el meollo del asunto.

En este momento, la participación de cualquiera que no sea ciudadano estadounidense en el asunto es fútil. Al buscar presionar a sus propios dirigentes desde la invasión publicitaria, económica y de Internet, lo que se esta haciendo es algo puramente gringo, experimentando fuera de casa con un modelo de activismo nuevo, basado en que si la gente lo pide, la gente debe tener la razón lo cual está establecido dentro de su carta magna. En si, la novedad es la distribución de la información para buscar el apoyo, no el método de operación.

Pero puede ser algo positivo. En el conocimiento y la distribución de este hay mucho poder.

Seamos honestos. La búsqueda de criminales de guerra es un asunto tan espinoso por no evitar conflictos que habitualmente estos terminan impunes. Idi Amin murió tranquilamente protegido en Arabia Saudita a pesar de provocar la muerte de medio millón de personas, Pol Pot fallece a los 73 años de un ataque cardiaco a pesar de desatar millón y medio de muertes en Camboya, Pinochet logro evadir la justicia a base de tecnicismos por años hasta morir a los 91. Esos son los inmediatos la lista es muy, muy larga de gente que resultó impune o nunca fue detenida a pesar de los genocidios que desataron, como Hitler, Stalin, Mao, Franco. La realidad es que se dejó que ocurriera porque nadie se atrevía a decir esta “boca es mía, voy a hacer algo al respecto”. Bueno, ahora alguien lo esta haciendo. Ciertamente es un mundo diferente, con problemas diferentes… ¿porque no intentar soluciones diferentes? Hay muchas cosas por atender en todos lados, si funciona, puede llegar a ser una herramienta importante para lograr cambios verdaderos, no solo en papel.

¿Puede generarse un verdadero activismo social por Internet con una punta lanza civil que de resultados?

No lo se. Pero me alegra que exista la pregunta y se esté probando con una persona como Joseph Kony. El 30 de abril se supone que habrá una distribución masiva del mensaje. Veamos como se desenvuelven las cosas, hasta donde llega y si realmente estamos listos para aceptar que no porque lo indecible parezca invencible, lo es. Por el momento, nosotros no pertenecemos a la población a la que va dirigida a menos que se quiera aportar dinero al asunto, de ese que tampoco nadie quiere soltar por buena voluntad, pero creo que es bueno distribuir el mensaje, pero mas que nada poner atención a lo que tuvo que ocurrir para que se movilizara.

Y no fue la vida de 50,000 niños.

“Oh, the futility of it all”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s