Día 90.

Mediodía con ventisca en el mercado de abastos, escribiendo desde el auto, esperando a que surtan un par de pedidos para la casa.

Desde la primera vez que vine a este lugar encontré una extraña fascinación con la manera en que se desarrollan las cosas aquí. A diferencia de los mercados populares que se encuentran distribuidos y que se repiten en todas las ciudades (donde siempre se encuentran cadaveres de vacas, puercos, pollos, colgados de ganchos, mutilados en pedazos, paredes blancas recubiertas con loza para baño blanca con sangre coagulada, que, a pesar de que siempre se están lavando, nunca dejan de llevar un olor a vísceras desinfectadas), el mercado de abastos es un lugar mas parecido un puerto llena de movimientos de trailers, cajas llenas de frutas y verduras con gente haciendo negocios al amanecer. A la hora en que habitualmente vengo, la actividad del lugar se ha reducido a ver a los comerciantes esperando por clientes nuevos, mientras platican, juegan cartas o arreglan los detalles de sus respectivos negocios, pues todo ocurrió un par de horas antes, desde la llegada de los camiones, a ver dueños de restaurantes, vendedores al menudeo y hasta al ejercito venir a surtirse de alimentos, plásticos, abarrotes entre muchos otros pequeños satisfactores.

Físicamente, el mercado está conformado como una colonia con calles muy anchas que cada vez cambian de configuración, pues siempre hay cajas de trailers estacionadas en algún lugar, a veces obstruyendo parcialmente la circulación. Las casas aquí son bodegas de diferentes tamaños muchas de ellas tienen habitaciones en un segundo piso o al fondo con habitaciones para dormir, cocinas, baños, aunque casi nadie vive aquí. La mayoría de los dueños de estos locales son distribuidores directos o productores que viven fuera de la ciudad, con horarios de manicomio, pues trabajan algunos desde las cuatro de la madrugada hasta las cuatro de la tarde, algunos de ellos no tienen días de descanso mas que en días festivos en que la gente no compra, como navidad o día de muertos. A pesar de hoy sigue siendo puente, la actividad es constante de carga y descarga, aunque no hay tanta clientela. Tengo un amigo dueño, de una bodega en algún lugar de este laberinto, que me comenta que los pobladores rara vez tienen vida social y que su platica se ha reducido a cuanto cargamento traen, cuanto vendieron, cuando deben pagar, una y otra vez, pues su ritmo de vida es tan absorbente que familia, amigos, trabajo, se fusionan en una sola, dejando poco espacio para cualquier otra actividad. De una manera extraña que nunca he podido definir, me gusta el lugar y su dinámica, quizá porque no pertenezco aquí, pero el ver tanta gente trabajando, cambiando dinero de mano en mano con una actividad tan fuerte que tiene resultados tangibles se me antoja muy gratificante.

Además que los precios son mas bajos, si sabes como buscar.

Hay también una iglesia, un banco de alimentos, edificios administrativos, pero no hay servicios médicos, lo cual me parece extraño en un lugar donde los accidentes pueden ocurrir frecuentemente al trabajar tanta gente cerca una de otra con toneladas móviles de producto. Por cierto una vez me atropellaron aquí: un trailer se aventó de reversa golpeando mi auto y arrastrándolo hacia una camioneta, conmigo enmedio mientras subía mandarinas a la cajuela. Estuve cerca de que me mutilaran una pierna si no es porque la dueña de la camioneta se dio cuenta de lo que pasaba, rápidamente subió a su automóvil y quito el freno de mano, con lo que se liberó la presión, llevándome solo un moretón.

De otra forma, se hubiera parecido a cualquier otro mercado.

“Lleveselo también en cajones”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s