Día 111.

Muy cansado en varios sentidos, afortunadamente todavia me quedan un par de refritos por poner aquí, uno de ellos no estoy seguro de hacerlo pues a lo mejor lo reescribro para un proyecto que tengo. El siguiente texto es chafa, hay varios lugares comunes directamete copiados de la vida real, platicas letra por letra y creo que lo escribí en menos de dos horas hace un par de años, así que no veo inconveniente en ponerlo aquí. Está basado en un bar que visitaba hasta hace relativamente poco, pero con la llegada de la onda indie se fue a lo extremo, convirtiendose en un tugurio malholiente, pero sin chiste. Igualmente, viene sin correcciones, que lo disfruten.

Otra noche en la cantina.

Un bar donde se permite fumar, lo que hace la diferencia.

Día jueves por la noche; el reloj marca las diez y media, ya hay una agradable cantidad de parroquianos; seguro llegarán mas hasta abarrotarlo, la canción en las bocinas suena como Los Beatles siendo violados por un acordeón, es la rola de moda. Sujeto A y Sujeto B se encuentran sentados a la barra bebidas en mano. Voltean ligeramente cuando se abre la puerta de entrada o cuando perciben un olor a perfume femenino. Desarrollan el siguiente dialogo.

Sujeto A: ¿El alcohol te vuelve más guapo?

Sujeto B: No que lo sepa.

Sujeto A: ¿Más inteligente?

Sujeto B: Nope.

Sujeto A: Seguro entonces que te vuelve amigable o quizá te vuelve increíblemente elocuente.

Sujeto B: Tampoco.

Sujeto A: Bueno, en ese caso estoy seguro que crees que soy una piruja.

Sujeto B: ¿Perdón?

Sujeto A: Si, una suripanta, daifa, zorra, meretriz, buscona, prostituta, ramera, fulana, una puta para acabar pronto. Porque no encuentro manera para aguantar tantas mamadas a menos que me pagues otra chela. Y si, si soy bien golfa.

Sujeto B: Me alegro por ti. Seguro tu madre esta contenta de tu elección de carrera.

Sujeto A: Mi madre es una dama con clase, la tuya me dio clases de cómo hacer un capirucho invertido. Pero me fui por la tangente, ahora si explícame con detalle como funciona tu maravilloso esquema de conquista basado en alcohol.

El Sujeto B hace una señal al cantinero, le pide una cerveza y un submarino. Mientras se los sirven prende un cigarrillo y mira al techo antes de continuar.

Sujeto B: No es conquista. Ya la conozco, me la presentaron la semana pasada los amigos del Artemio…Dios, que padre degenerado le pone así a sus hijos. Seguro que es la clásica venganza del nombre del padre en el nombre del hijo. Me imagino la cara de la secretaria del registro civil, pensando con toda razón que ya no hay justicia en el mundo.

Sujeto A: Aja. Supongo que ese rencor paterno no entra en el plan para que la chica en cuestión ande contigo.

Sujeto B: Efectivamente. A lo largo de la historia el vino y sus derivados han resultado el mejor lubricante social, con un poco de licor entre pecho y espalda se logra mayor empatia, los negocios se cierran más fácilmente, las personas están mas dispuestas a interrelacionarse, las emociones fluyen, las pantaletas caen por su propio peso y lo mejor: siempre queda la excusa posterior de que si algo sale mal fue por andar ebrio. ¿Sabias que si no es porque te puede matar seria el anestésico perfecto?

Sujeto A: No, pero considerare una intravenosa de Jack Daniels cuando me saquen el apéndice. Continua.

Sujeto B: El problema con el alcohol es que crea ilusiones. Entre mas tomas, mas interesante se vuelven las personas: se ríen los chistes, se conoce gente, las platicas se vuelven mas profundas, se cuentan secretos y por ultimo se crea un lazo único de confianza y seguridad de ser mejores amigos. Con la pareja igual: cuando la conoces ebrio estás seguro que es la mujer perfecta, bella, educada, aguantadora. Ella igual: te considera único en el mundo, gracioso, interesante y dispuesta a darlo todo por ti.

Sujeto A: Hasta que se les baja la peda.

Sujeto B: Exactamente. Para lograr estabilidad con una mujer no se puede confiar en el alcohol, se le debe ver tal como es, con virtudes y defectos. Si de entrada cuando la conoces solo ves lo bueno, a la hora que descubres que aparte de chismosa es mentirosa y le dice a todas sus amigas que duras cuatro segundos en la cama, ya es demasiado tarde para arreglar el daño.

Sujeto A: Cuatro segundos.

El lugar se comenzaba a llenar, la música había cambiado de ritmo. Ahora sonaba una canción de cumbia remezclada con trip hop. Ambos dieron un trago largo a sus bebidas.

Sujeto B: Cuatro segundos.

Sujeto A: Mierda. No sabia que ponerse ebrio fuera tan peligroso. ¿Entonces tu plan es llegarle completamente sobrio?

Sujeto B: ¿Qué no has escuchado nada de lo que he dicho? ¡Claro que no! El plan es que cuando ella llegue, yo este tan pedo que lo único que pueda ver de mi persona son defectos, le diré que es la mujer perfecta, que no la he apartado de mi pensamiento desde que la vi y que quiero la oportunidad de conocerla, que no me importa lo que piensen los demás. Si puede aguantarme así, incoherente, tambaleante, con un aliento a madres y con sangre en la cara, no habrá nada en el mundo que nos pueda separar.

Sujeto A: Camarada, con todo respeto, es la idea más pendeja que he escuchado en mi vida.

Sujeto B: Muchas gracias.

Sujeto A: ¿Por qué demonios vas a traer sangre en la cara?

Sujeto B: Porque es novia de Artemio y van a llegar juntos.

Sujeto A: ¿En cuanto tiempo?

Sujeto B: Como una hora mas.

Sujeto A: En ese caso será mejor que le entres más rápido a ese anestésico perfecto que dices, todavía puedes estar más incoherente. Date, date, yo te cuido. Si las cosas salen mal, de todos modos te llevo con una puta para que te vuelva hombre.

Sujeto B: Tenia entendido que hoy eras una puta.

Sujeto A: En ese caso, mejor te llevo con un hombre para que te vuelva puta. ¡Cantinero! Tráigame dos mezcalitos, uno para un servidor y otro para mi amigo el imbecil enamorado.

La gente del lugar cantaba desafinadamente La Adelita a ritmo de punchis punchis.

Sujeto B: Definitivamente tu madre debe ser la mujer más feliz del mundo.

“Usted señor, esta ebrio, haga favor de retirarse”.

Anuncios