Día 120.

Bueno, me regalaron un celular usado de hace cuatro años y me encuentro confundido. Será mejor que me explique.

Desde hace mucho había decidido que no me interesaba entrar en el submundo de los celulares. Tengo los conocimientos básicos acerca de para lo que sirve, osea, para mí un celular sirve como reloj, para hacer llamadas y recibir mensajes, en ese orden de importancia. Cualquier otra función que realicen siempre me ha parecido… insustancial. Mi política ha sido siempre esperar a que un aparato haga exactamente lo que quiero o me ofrezca algo especial para comprarlo, ya sea un reproductor de música, una consola de juegos o una computadora. Por ejemplo, mi laptop, como ya lo he comentado, la compré buscando tres cosas, la primera que fuera muy económica, la segunda que el teclado fuera cómodo para escribir y por ultimo que fuera transportable sin ser diminuta. Cosas como rendimiento, capacidad para correr programas y tamaño del disco duro me tenían sin importancia. ¿Porqué? Bueno, llevo bastantes años reparando computadoras, cosa que me ha ayudado a mantener mis vicios, tiempo en el que he aprendido que si quieres que tu maquina haga maravillas, se le tiene que invertir una fuerte cantidad de dinero, mantenerla actualizada y pasados un par de años, simplemente comprar una nueva, pues mas temprano que tarde se vuelve obsoleta.

O al menos eso parece.

En sí, no es que sea obsoleta, lo que sucede es que estamos programados para consumir, tener lo mas nuevo aunque no lo ocupemos, cosa que ido procurando quitarme de mi propio sistema cerebral. Un buen día me pregunte exactamente que quería en una computadora, llegando a la conclusión que lo que quería, ya hacia tiempo se había convertido en parte estándar de la tecnología: música, Internet, procesador de texto y video. Tal vez no lo recuerden, pero no hace demasiado, cuando el entandar de la capacidad de memoria era menor a un gigabyte, mantener abiertas por un periodo relativamente largo dos o tres de estas funciones, lograba que de repente la maquina se alentara; se abría algo mas y comenzaba a trabarse, se le agregaba otra o la maquina lo hacía por su cuenta y simplemente dejaba de funcionar. Mi laptop anterior le tenia aversión a youtube aún que contaba con 512 de memoria junto con un buen procesador, pero el costo de actualizarla resultaba como de la mitad del costo de mi maquina actual, que cuenta con cuatro veces su potencia, y sin embargo, es de las maquinas mas básicas en el mercado. Todo esta en el estandar de lo que ocupas.

Con los celulares me pasa algo similar.

¿Facebook en el celular? ¿videos? ¿gps? ¿mp3? cuando salió el Iphone, recuerdo que lo quería, hasta que vi el costo y lo comparé con las cosas que realmente haría con el, lo cual resultó un costo exorbitante. Para mí solo me significaba agregarle un ipod a un teléfono, pues lo demás no lo utilizaría, y ya tenía ambos aparatos por separado, el juego de status de la tecnología es un juego donde ya participé. Por otro lado, después de ver a varios amigos gastando cantidades de dinero fuertes por aparatos que consumen la totalidad de una quincena de trabajo para que estos se caigan, se rompan o les sean robados al poco tiempo, me hizo convencerme aún mas en utilizar aparatos desechables.

También, me fastidia la cultura del celular.

La idea de estar disponible 24 horas al día me parece absurda sobremanera, la imposibilidad de incomunicarse ante el estres que produce hacerlo al grado que ya existe terapia de desintoxicación, me parece un atentado contra el libre deseo de no querer saber de nadie. Igualmente sigo sin entender el papel del mensaje de texto fuera de situaciones que no requieren una respuesta inmediata, pero, para asuntos que requieren una conversación que se puede resolver fácilmente en 30 segundos de llamada, se utilizan 5 mensajes, los cuales, si no se está atento al momento que llegan, pueden hacer perder el tiempo de una o mas de las partes involucradas, recurso que no debería ser depositado tan aleatoriamente.

Actualmente la tecnología del celular ya me esta pareciendo más aceptable con aparatos económicos (o al menos accesibles) que ofrecen servicios que puedo llegar a utilizar y disfrutar, pero mientras tanto, me quedo confundido adoptando la tecnología de hace 4 años, dedicándole una mañana a sacarle provecho y dándome cuenta que los juegos en java no son divertidos.

Al menos tiene cámara.

“Claro, si es el teléfono de Evangelion, las cosas cambian”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s