Día 136.

Echandome un Subway de jamón y un expresso. Esto de almorzar sano no es tan fácil como parece, las opciones de comida por la mañana son tacos normales, tacos sudados, tacos ahogados, quesadillas (variación maestra del taco) o birria, acompañada claro, con un kilo de tortillas. Y luego se preguntan porqué los policías están gordos, si se la pasan en la calle y no hay mas que masa con carne en diversas variaciones para comer.

O encontrar la muerte en un puesto de mariscos.

Interesante que el nuevo jefe de policía (como si fuera ciudad Gótica) dice que los va a poner a dieta sana y ejercicio, porque sinceramente están muy gordos para perseguir delincuentes. Ternurita, se te van a morir de un infarto.

Como ya lo comenté, hace un año me había aventado 40 días de vegetariano. Este año por circunstancias no controlables, no lo pude hacer. Igualmente, tuve que dejar de ir al gimnasio por un par de lesiones que curiosamente no tuvieron que ver con ejercicio, sino con un estilo de vida etílico y rockero. Con eso descubrí, que efectivamente, existe el efecto rebote, ese que le da a la gente cuando para de hacer ejercicio y de repente su cuerpo responde llenando todos esos huecos donde se eliminó la grasa con… el doble de grasa. Al parecer tiene que ver con la forma en que el metabolismo reacciona ante la demanda energética, produciendo más reservas y demandando la misma cantidad de alimento que durante la etapa activa. Bella combinación. Ahora tengo que deshacerme de ese exceso y volver al ritmo de ejercicio que traía.

Conozco a varios conocidos que su respuesta ante tal suceso serian los químicos, de esos que hacen que los genitales reduzcan de tamaño y alteran la capacidad de controlar las emociones, como el clembuterol (buenisimo para las vacas) que quema grasa y esteroides anabólicos como la oxandrolona, que es buenisima porque no te hace el pene tan chiquito. Tan. Eso si, te pones bien mamado en poco tiempo, solo necesitas aumentar tu rango de repulsión hacia ti mismo para que no te importe hacerte daños irreversibles en el organismo con rutinas de ejercicio propias de calabozos de tortura. Como la verdad las agujas no son lo mio, no me gusta la ropa de El bebé Ingles y considero como algo primordial que el pene se me pare, mejor regreso con tranquilidad al gimnasio y hago una dieta baja en carnes, pero sin eliminarlas.

¿Causa razón o motivo?

Poder tomar cerveza sin panza chelera. Desde hace tiempo es mi objetivo, sobre todo tomando en cuenta que no tiene mucho que ver con cerveza, sino con un estilo de vida sedentario. Por cierto, hay un estudio bastante interesante al respecto, donde se demuestra que la cerveza en sí no engorda: lo que engorda es el estilo de vida cervecero. O de cualquier otro alcohol. Dado que cuando un toma se siente anestesiado, pues simplemente el usuario deja de hacer ejercicio, manteniendo el cuerpo el reposo, comiendo mas y en general dedicandose a conseguir una cruda que al otro día también evitará que se realice ejercicio constante, pues es un hecho que si no matara, el alcohol es el mejor anestésico conocido por el hombre.

Si no, preguntenselo a su agente de transito mas cercano. Pero no se ría de su panza, ya la va a bajar.

“No me obligue a perseguirlo… por favor…”.

Anuncios

4 Respuestas a “Día 136.

  1. -“Todas parecían mirar hacia el mismo lugar, aunque sus rostros fueran solo oscuridad sin ojos, llena de hambre.”- … Creo que yo tengo otra versión, ja!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s