Día 137.

Que la musa te agarre trabajando.

He tenido unos cuantos maestros de escritura, pero nunca he confiado en ninguno para juzgar mi trabajo, no porque no crea que ellos no son buenos, sino porque conozco la naturaleza mezquina del escritor, la cual también comparto. Solo hay dos clases de maestros en las artes: los que te alaban aún sin merecerlo y los que te devalúan aún cuando lo mereces. Ambos enseñan bastante cada uno a su manera, la única enseñanza en que todos cada uno a su manera coinciden, es que para escribir solo se requiere algo: escribir.

Esperar a que llegue la musa sin hacer nada, es lo mismo que esperar a sacarse la lotería, un ejercicio fútil que solo representa un desperdicio de tiempo, el verdadero recurso no renovable del que abusamos como si lo fuera. A pesar de que se enseña que hay diversas musas con nombres de perfume (Clio, Caliope, Thalia), prefiero la versión en donde solo existen 3: Melete, Mneme y Aoide; practica, memoria y canción. Todo lo que requiere un creador para ejercer su arte.

Es triste encontrarme conque se tiene una idea excelente, capaz de hacer mover pequeños universos, inspiración pura de esa que parece que la divinidad te ha tocado el cerebro (que de ahí viene el llamarle tocados a los locos), solo para encontrar que no se tienen las herramientas ni las habilidades necesarias para llevarla a cabo. En ocasiones anteriores me ha pasado que a la hora de la hora no ocurre la fantasía simplemente porque no hay bases para construirlas, hasta el aire tiene peso, construir castillos en él conlleva saber cimentar con diferentes gases. En el mejor de los casos la idea se guarda hasta que se desarrollen los instrumentos de control, en el siguiente escenario se devalúa en una obra mediocre y en el peor, se comparte, logrando que alguien se la lleve. Eso es tan horrible como dejar que la chica que te gusta se la lleve alguien mas porque no supiste abrirle el corazón.

Por medio del oido.

Recordar es la base al aprendizaje, reconocer las posiciones de las piedras donde tropezamos quizá no evite que vuelva a suceder, pero al menos sabremos como rodar al caer. Detesto memorizar de la misma manera que cualquier hijo de vecino (horrible frase, por cierto) pero, admito que muchas de las cosas que conozco lo hago por memoria, por ejemplo, en este momento busco palabras que no haya utilizado en el texto para darle mas sabor al asunto, palabras que he encontrado en otros textos, maneras de hilación, palabras como confabulación, apoteosis, prisma, burbujeante, letras que son complejas o dan imágenes, que debes de ser experimentadas para poder ser retratadas.

Por último, nada de eso tiene sentido si no se tiene una canción en la cabeza, un imaginario, un ritmo, algo bello y melodioso para nosotros que zumbe constantemente, como la lengua húmeda de tu amada lamiendo tu oreja, mordisqueando y prometiendo infinitos placeres si tan solo le das la oportunidad de dejarla dominarte por un tiempo… tan solo una ligera eternidad. Las recompensas suelen ser muy buenas, aunque rara vez son lo que se imaginaba, también hay que darle oportunidad a Tyche, la diosa de la fortuna que haga y deshaga, si no ¿que caso tiene crear algo que no va a ser libre?

“Tambien un poco de Athena para evitar el argüende”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s