Día 140.

Como planeo estar escribiendo bastante durante los siguientes días, procuraré adelantarle a… ¿escribir? no entiendo… bueno, así es la ilógica de los retruécanos. Como tengo un par de ideas pendientes por desarrollar y estoy de buen humor para ponerme a hacer chequeo de datos, vamos a aventarnos una de ellas.

Hace varios años en un museo me encontré frente a frente con el Libro de los muertos egipcio. He de admitir que fue una de las cosas favoritas que ví, tomando en cuenta que había varias versiones del mismo y que no era un libro. La forma en que lo admiré fue en varios papiros extendidos a lo largo de una pared, uno de ellos calculo mediría unos 12 metros, lleno de colores, figuras humanoides y jeroglíficos, describiendo el peligroso camino que hay que recorrer en la otra vida. Inmediatamente me puse a buscar el momento del juicio del corazón, el cual efectivamente se encontraba ahí.

Antes de entrar en detalle, les platico lo poco que conozco del asunto: se que para poder llegar a la otra vida intacto, se requería la momificación con la correspondiente separación de los órganos, asunto bastante grotesco, especialmente retirar el cerebro que se hacia metiendo un gancho por la nariz del difunto para jalarlo por ahí y conservarlo en una vasija al igual que otros órganos. Se requería una buena tumba, objetos de uso diario para la otra vida y en algunos casos sirvientes o mascotas, lo cuales debían ser enterrados con uno, depende de la época en forma de efigie o con mala suerte, de cadáver. Asunto no muy padre especialmente para los gatos, que eran como que los predilectos animales de compañía tanto aquí como en el otro lado, dada su natural habilidad para existir en ambos.

Ahora lo que no conocía: buscando información para este post, me encuentro conque el Libro de los muertos no es en si un ritual o un texto religioso como tal, sino un conjunto de hechizos diseñados para poder superar las pruebas en el otro mundo. La lista de los hechizos es extensa, muy detallada, lo cual me imagino debió (o debe) ser muy importante a la hora de enfrentar el destino, comenzado con la habilidad de recuperar la boca para hablar, ganar el favor de Atum el dios creador, evitar que el cadáver sea devorado por animales salvajes en el mundo de los vivos o se pudra, y hechizos para evitar ser devorado por cocodrilos, serpientes o demonios en el otro mundo. Hay muchos otros, pero el que me llama la atención es una suplica al propio corazón para no traicionar a su dueño.

¿Porqué?

Aquí comienza lo interesante.

Alguna vez leí una historia de Armando Fuentes Aguirre acerca de un hombre que es llevado al juicio frente Osiris. No ha sido ni un buen ni un mal tipo, no ha hecho nada relevante para bien o para mal, Anubis, dios de la oscuridad y la muerte,  considera que debe ser destruido, Maat (creo, hace mucho lo leí), la diosa de la justicia que debe ser salvado. Osiris, indeciso, le pide una razón al enjuiciado de de porqué no debería condenarlo, a lo que este, temeroso, responde:

“Nunca hice llorar a nadie”.

Osiris entonces lo salva, abrazándolo en su corazón.

Esa historia siempre me ha gustado, la idea de que a la hora del juicio final (que sea como sea todos deberemos pasar en esta vida o la otra, dependiendo de nuestras creencias) o en cualquier momento de duda acerca de uno como persona, el saber que no se ha hecho sufrir, es una manera bastante sabia de medir como va nuestra existencia; un termómetro del rumbo que debemos tomar para irnos en paz, dejando las menos cosas pendientes en este mundo.

¿Pero por que la suplica al corazón?

Eso lo platico en el siguiente post.

“Anubis, listo a manosear un cadaver”.

Anuncios

4 Respuestas a “Día 140.

  1. Espero que el peso de mi corazón sea suficiente para librar a la devoradora monstruo y jugar ajedréz con mis amigos … claro, tendré que aprender eso del jakemate primero 🙂 S2 Robo-bestia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s