Día 162.

Hasta aquí llegue.

Después de 161 días, mi cerebro se ha vaciado.

Escribo este post meses después de esta fecha, y creo que es tiempo de dar una explicación, aunque nadie la ha pedido, pues afortunadamente la mayoría de mis lectores son igualmente amigos míos lo suficientemente discretos para no decir nada mientras ocurren las cosas y burlones cuando ya han pasado.

Hasta esta fecha, no había fallado en publicar aquí escritos, excepto los del 1y 2 de mayo que son un caso excepcional que en algún momento trataré.  Cuando escribo en este espacio, se me revuelven las ideas, considerando si este proyecto es a presente o es a futuro, pues me he dado cuenta que son pocos los lectores que tengo que me leen en los días en que aparece la publicación, pero llegan semanas o meses después.  A veces ocurre que alguien me pregunta “oye, si eres escritor, ¿donde puedo leer tu trabajo?” a lo que sin empacho puedo dirigirlos a este blog, aunque rara vez alguien tiene la paciencia de buscar los cuentos, cosa que no me extraña, dado que a propósito he evitado darles mucha promoción. De cuando en cuando escucho también “oye, deberías de escribir en el periódico o hacer un libro”, a lo que respondo que  eso es justo lo que estoy haciendo, solo que nadie me paga por ello… todavía. Por último me han dicho “oye, ¿como le haces para no cansarte de escribir?” a lo que respondo ¿quien dice que no me canso?

Justo es lo que ha pasado.

Despues de 161 días, me canse.

No que deje de escribir, sino que me canse de no saber que estaba escribiendo.

Durante un tiempo, me dediqué a aprender a tocar guitarra, esperando hacer música, pero, lo que ocurrió es que mi maestro, se dedicó a enseñarme técnica de guitarra, no a tocar canciones, lo cual francamente es desesperante. Hasta la fecha, apenas se algunos acordes de canciones populares, y sin embargo soy bueno para hacer montones de ejercicios monótonos.  Mi naturaleza desesperada, en aquel tiempo evitó que apreciara lo que estaba aprendiendo, como por ejemplo, que siempre hay otros caminos, solo que son mucho mas difíciles porque las ganancias son mayores.

Así que lo deje.

Con este blog, me ha pasado algo similar.

De repente, llegué al punto de hartazgo. ¿Donde estaban las grandes historias? ¿porque sentía que no llegaba a ningún lado? ¿en que momento me volví mediocre? Así, que comencé a espaciar la publicación de los textos. Mucho tuvo que ver con eventos fuera de mi control, de esas cosas que pasan en la vida externa (que no real), pero esas son solo excusas… el hecho es de que quería resultados ya para esas fechas.

Aunque nunca entendí de que tipo.

Intenté infructuosamente retomar el mismo ritmo, pero me di cuenta que estaba cayendo en lugares comunes, repitiendo frases enteras e importándome lo que pensaran los demás …¿ofendería a alguien con mis pixeles? ¿y las expectativas? ¿que tal si en el futuro me perseguiría alguna opinión puesta aquí (que no se crean, pasa tan fácilmente)?  Me puse a escribir a lo seguro, lo cual, aparte de soso es… insatisfactorio. Nada peor que dejar las cosas a medias…

Como este post, que continua mañana.

“Lease con el tema de Love Story (película piterisima)”.

Anuncios

2 Respuestas a “Día 162.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s