Día 167.

Continuando con el tema de ayer, me quedé en contarles la tragedia de Caperucita Roja, una historia de las buenas, osea, que la versión actual se parece muy poco a la que se contaba en el medievo, definir la “original” es un cuete, un dimes y direres, el pan de cada día de cualquier folklorista que se respete cuya labor no es solo recopilar leyendas y costumbres, sino montarse en su macho de que la versión que ellos conocen es la autentica. Tiene su utilidad, claro, sobre todo a la hora de que se hacen los maravillosos congresos folkloristas en alguna playa, donde en vez de discutir se dedican a beber y a acostarse unos con otros, para el último día llegar con una cruda espantosa a un acuerdo apresurado del tema.

Igual que cualquier otra profesión pues.

Eniguey, el argumento, tan viejo como el ser humano,  se puede reducir a “si te sales del camino va a pasar algo malo”, mientras que los elementos clásicos de Caperucita son la mamá,  la niña desobediente, el lobo, la abuelita, la casa en medio del bosque, los cuales van evolucionando con el tiempo, hasta confeccionar la historia tal como la conocemos, en donde Caperucita y la abuelita son rescatas por el leñador, el lobo muerto y todos felices.

Afortunadamente las primeras versiones no son tan genericas.

¿Se han preguntado porqué el color rojo de la caperuza? Pues los antropólogos y los psicólogos si. Existe toda una linea de investigación para interpretar los cuentos clásicos, en donde Caperucita es el referente principal. Neta. La explicación que se ha encontrado, es que caperucita es una niña que va entrando en la pubertad, para simbolizar su primera menstruación, que mejor que un trapo rojo. Otra vez, neta. Si recuerdan, la mamá de caperucita le dice claramente lleve comida a su abuela enferma, que tome el camino del bosque y no se desvie hasta llegar a casa de su abuelita, pero se encuentra al lobo quien sin mayor esfuerzo la convence de que tome otro camino o que se detenga a recoger flores, en vez de seguir instrucciones simbolizando la rebeldia babosa adolescente. Uno de los problemas que surge en las civilizaciones antiguas, valida hasta el momento, es el de las malas compañias, gente en la que no debemos confiar, que suelen meternos en problemas serios o hacernos tomar desiciones perjudiciales como pertencer a Los Crips o robar denarios; que mejor manera de ejemplificarlo que con un villano del que todo mundo desconfiamos como un lobo. Hay que recordar que los cuentos se narran para pasar una enseñanza, como por ejemplo, no decir mentiras como en Pedro y el lobo, o trabajar duro como en La cigarra y la hormiga. En este tenor ¿no les parece raro que el lobo en cuanto ve a caperucita no decida comérsela de inmediato? ¿para qué esperar a que llegue a casa de la abuelita? Ningún lobo que se respete deja pasar una presa facil sobre todo para irse a poner ropa de anciana muerta (creo, desconozco de fetiches lobeznos). Sin embargo, se toma el tiempo de platicar con ella, lavarle el coco y preparar un lugar adecuado para llevar a cabo sus fechorias. La respuesta se encuentra en que la historia original no son solo los ojos, la nariz y la boca del lobo lo que está grande.

El lobo se come a caperucita, pero con G en vez de M.

En el momento en que esta entra a la casa, todo se encuentra oscuro pues el lobo ha bajado las persianas, este, fingiendo la voz, le dice que se quite la ropa y se meta a la cama. Ya despues de las hostilidades, el lobo de todos modos se come a caperucita, viviendo feliz para siempre.

Si, así termina.

El personaje del leñador se agregó en otra epoca, quizá para no traumatizar tanto a los niños a los que se les contaba. Como pueden deducir, la moraleja es no desobedecer a los padre y para las niñas a las que les está cambiando la voz, desconfiar de los extraños seductores, aunque tengan unos patines en la bodega que te pueden regalar.

En el próximo post, un poco mas de carne de imprenta, como decía Mafalda.

booniehood

“La edad de la inocencia”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s