Día 170.

Tercera y última parte. Necesito un café.

Una de las leyendas urbanas es que los zurdos solemos tener un coeficiente intelectual más en términos porcentuales con el resto de la población y una afinidad hacia las artes. En mi humilde opinión creo que no es el caso, más bien, que para nosotros la adaptación a las circunstancias es algo que viene de paquete. El motivo por el que escribo estos posts es que desde que comencé a agarrar la guitarra eléctrica, he encontrado un submundo extraño de exclusión.

Hendrix y Cobain eran zurdos, es más el primero tocaba habitualmente en guitarras para diestros pues no se producían otras en su tiempo, por lo que se ha propuesto que es una de las razones por las que era un prodigio, dado que tenía que ingeniárselas para acomodar su cuerpo al instrumento en vez de lo contrario. Si ven videos de sus conciertos, notarán que toca con el brazo de la guitarra apuntando muy arriba, esto para poder alcanzar los trastes inferiores que de otro modo el mismo cuerpo de la guitarra le estorbaría. Igualmente en esta posición los selectores de tono y volumen le quedaban en la parte superior de la guitarra lo que le daban rápido acceso modificando su estilo; eso sí cuando se volvió famoso mandaba hacer sus guitarras con especificaciones zurdas. Otro guitarrista que hace esto es Tim Armstrong de Rancid que toca con la guitarra casi en vertical o en otras ocasiones completamente en plano pero debajo de la cadera. Paul McCarthy originalmente tocaba la guitarra y para aprender el bajo, tuvo que pedirle prestado a Lennon el suyo quien se lo prestó con la condición que no le cambiara de posición las cuerdas, por lo que tuvo que aprender a tocar así y presentarse hasta que tuvo dinero para comprarse uno.

Anécdotas de grandes artistas que se traducen en que al querer comprar una guitarra, sus nombres se utilizan para los pocos modelos para zurdos que producen las grandes lutérias. Fender saca al mercado unos 50 modelos de guitarras al año de los cuales unos cinco tienen opción para zurdos, eso sí, tienen un modelo Jaguar gallismo y un Stratocaster ambos de Kurt Cobain y es una de las compañías más amable. Mucho mejor que Gibson que saca solo un par de modelos siniestros y que al parecer considera que los zurdos tenemos visión de perro, por lo solo saca pocos modelos en color rojo o negro.

Y los cobra más caro que sus versiones diestras.

Cuando compré mi guitarra, elegí una Epiphone modelo Special II que me costó $3,500, el cual es un modelo de aprendizaje al no le puse peros porque me la pasé buscando algún modelo económico. ¿El precio del mismo modelo para diestros? $3,000. El siguiente modelo era una Les Paul 100 en casi $7,000, que en diestro cuesta $4,500.

WTF.

Me resulta frustrante entrar a una tienda de música y ver la enorme cantidad de modelos existentes con diseños increíbles de todos colores y tener que conformarme con uno o máximo dos modelos en existencia para zurdos, habitualmente de gama baja. Como entrar a una heladería con 50 sabores y solo poder pedir de vainilla.

Hasta la fecha sueño con una guitarra Ibanez OMR-1L, diseñada para Omar Rodríguez que ronda los $5,000 y ¡existe en versión zurda! Pero no en Norteamérica, incluyendo México. Si la quiero (que por cierto, ya no se produce) tengo que pedirla a España o Australia. Eso sí, el modelo diestro se consigue aquí sin demasiados problemas.

Sus putas mamadas.

Afortunadamente existen tiendas especializadas para zurdos, pero en internet. Entonces si quiero una guitarra que me guste, puedo pedirla, pero chin, no puedo probarla antes de comprarla. Como sea, el panorama no es malo, pero si restrictivo y qué diablos, también castroso.

No hace mucho vi un video de un guitarrista que aconsejaba a los zurdos cambiar a diestro, que te daba mayores posibilidades de compartir equipo, al igual que te facilitaría la vida, y he conocido a un par de personas que lo han hecho por su cuenta, una de ellas porque consideraba que era lo correcto, pues así lo hacían los demás. De mi parte me parece una burrada ¿acaso no es la música y en general las artes una expresión del individuo aún en colectivo? ¿Por qué tendría que cambiar alguien una característica básica de su persona solo porque no es el estándar social? De cuando en cuando escucho la pregunta, “¿a poco no puedes tocar de diestro?” lo cual me cae como cubetada de agua fría, pues siento la necesidad de justificarme.

Afortunadamente, los maestros de guitarra que he tenido encuentran como un reto divertido enseñar a un zurdo y hasta útil, pues les resulta como mirar en un espejo, lo que facilita detectar los errores. En fin, con esto doy por terminado este escrito después de soltar mi ronco pecho, pues es hora de practicar la guitarra si quiero llegar a algún lado.

Y no, no sé tocar de diestro.

Featured image

“Someday, oh my beautiful one”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s