Día 172.

La tarde arde en sus manos, secas y apasionadas. Es una canción de Babasónicos que inicia con una secuencia de bajo que me gusta mucho, estilo western. Continuamos donde quedó el post pasado y entremos al bajo eléctrico.

¿Conoce usted el nombre de Carol Kaye? Probablemente no, pero seguro ha escuchado su obra. Es una señora que en los sesenta y setenta era de las pocas personas que dominaba el bajo eléctrico, por lo que tocó en estudio con los Beach Boys, Tina Turner, Frank Sinatra, The Monkees, Zappa, etc, etc, etc. Todavía vive, da lecciones, tiene manuales de cómo tocar correctamente el bajo y en sus ratos libres regaña a Gene Simmons por ser mal estudiante. Toma de goma. Y sin embargo, el bajo tiene la mala fama de ser inferior que la guitarra, que es más fácil de tocar, lo cual puede ser cierto dependiendo de qué es lo que se quiera tocar, pero es igual de complicado que cualquier otro instrumento para dominar.

El bajo es indispensable si se quiere crear una melodía memorable, especialmente si se pretende hacer rock. Crecí escuchando a Nirvana y nada me remite mejor a la época de destrucción adolescente sin sentido que los primeros 5 segundos de Lounge Act, toda la canción Got the time de Anthrax me sigue dando ganar de romper algo, de preferencia propiedad del ayuntamiento. Soy megafan de Funeralopolis de Electric Wizard, así como de Day of the Baphomets, las cuales sin el bajo sonarían caóticas y aburridas. Creo que es donde radica el secreto del bajo: le da color y estructura a la música. Es como los signos de puntuación la literatura, marcan el ritmo a lo que se mueve toda la historia, genera emociones pero sobre todo, conecta las ideas. Una banda sin un bajista competente que esté dibujando con sonidos los tiempos, suena como un amasijo de cacofonías.

Punto en contra ¿acaso no el disco de …And justice por all, de Metallica carece de bajo y es el último disco bueno que hicieron?” En realidad le bajaron mucho el volumen, pero como homenaje a Cliff Burton, su recientemente fallecido bajista, quien por cierto, igualmente creó uno de los mejores intros con For whom the bells toll entre otras delicadezas metaleras. En Youtube anda una versión titulada …And justice for Jason, quien era el bajista en esa grabación, con el volumen del bajo aumentado. Lo recomiendo mil, sobre todo porque le da una agresividad rítmica que no se percibe en la original.

¿Entonces? ¿De donde proviene ese desprecio hacia el bajo? Quizá el que no sea tan llamativo como otros instrumentos, o que la imagen del bajista suele ser de un tipo taciturno que no brilla en el escenario (cosa con la que no estarían de acuerdo los vocalistas de Mastodon, Slayer, o porqué no, The Police, que también fungen como bajistas). Un efecto curioso es que dicha tendencia ha ido cambiando con chicas tocando el instrumento. Desconozco si es por imagen o si las mujeres son mejores bajistas, lo cual no me sorprendería pues el bajo es el instrumento que le da coherencia y pauta a los demás, algo en que la mente femenina siempre ha sido superior. Cualquiera sea la respuesta, agradezco la presencia de Melissa Auf der Maur, Doris Yeh, Sean Yseult, Paz Lenchatin y D’darcy Wretzky, en sus respectivas bandas, seguro que sin ellas no sonarían tan bien.

Larga vida al bajo.

Featured image

“Made in Taiwan”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s