Día 174.

Tengo un vicio a la hora de escribir en este blog temas que me parecen interesantes, que es el de constantemente estar revisando fuentes para confirmar la información que tengo en la memoria, lo cual no es algo malo, pero le quita mucha naturalidad a mis escritos: el conflicto de la precisión contra la fluidez. Esta práctica es buena para artículos periodísticos o lo sería para ensayos si siguiera el formato completo, pero como no pongo mis fuentes, tampoco cumple. Por tanto escribiré el siguiente post solo de memoria en un lugar donde la electricidad es inexistente, confiando en que termine antes que se le acabe la batería a mi laptop, a ver si el resultado me es satisfactorio para continuar haciéndolo.

Bueno tengo un café, son casi las 7, escucho a Behemoth, es momento de un tema de actualidad: porno de monjas.

Miento.

Es un tema antiguo.

El varón se maneja con tres fantasías: convertir una santa en puta, una puta en santa y “reparar” a una lesbiana. Lo demás son variaciones ya sea para amainar o especializar las bases. Hablemos de las primera mezclada que invariablemente se mezcla con la segunda.

La perversión del inocente es un tema muy recurrido en la literatura, que mis lectores habituales habrán notado, me gusta poner a la Biblia en esa clasificación. Lo encontramos casi desde el comienzo con la tentación de Eva por parte de la serpiente, claro símbolo masculino que con el tiempo se transforma en el de Satanas, aunque el texto original solo se refiere a la serpiente como su propio ser. Las hijas de Lot ante la destrucción de Sodoma se quedan con la tarea de repopular, por lógica ponen borracho a su padre y ayuntan con él (termino antiguo para referirse a follar).

La castidad en la iglesia católica es un tema que no aparece en la Biblia. En ningún lugar se especifica que los santos hayan sido castos, Jesus tuvo a su hermano Santiago, por lo que al menos alguno de sus padres tuvo algo de acción ombligo a ombligo; todo el linaje de Jesucristo se considera sagrado iniciando con el rey David, quien sin empacho mandó a matar a un rival de amores y dudo que haya sido para ser buenos amigos. Tampoco se menciona la castidad del propio Jesus, que tampoco me voy a ponen a dilucidar si le metió o no mano a Magdalena pues eso no aparece. ¿De dónde sale entonces castidad? Parte de la búsqueda de liberarse de los males terrenales y acercarse a la perfección de Dios, pero también (creo que ya lo mencione en este espacio), en sus inicios la iglesia no estaba bien conformada, una de las diferencias es que los sacerdotes tenían familias. El problema surgía cuando dicho sacerdote pasaba a mejor vida y sus propiedades debían pasar a sus herederos, cosa nadita conveniente para la organización. Recordemos que se manejaban al igual que ahora sumas enormes, propiedades y poder político, lo que provocaba horribles conflictos internos por su control, al igual que pérdidas, por lo que se tomó la determinación de cambiar de “vaginas para algunos” a “vaginas para nadie”. ¿Parte de la solución? Crear conventos solo para niños, y otros solo para las niñas. Nada como la vida monástica para evitar las tentaciones ¿verdad?

Si, si, ya sé que quieren monjas en pelotas, continua en el siguiente post accesible en el link de abajo.

Featured image

“La gloria está allá arriba”.

Anuncios

2 Respuestas a “Día 174.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s