Día 180.

“Soy una copia de una copia de una copia” Afirma Tyler Durnen en su forma humana.

Desde niño los libros me han fascinado. Mi madre procuró que estuviera en contacto con los libros y mi padre siempre llenó la casa con ellos. A los 10 años me metía en los libreros de las casas de mis amigos, siempre y cuando fueran libros infantiles, de esos llenos de cuentos, artículos científicos, mapas, obras de arte. Había uno que describía los planetas del sistema solar, con ilustraciones imaginadas de cómo podría ser la vida en esos lugares de acuerdo a sus condiciones ambientales. El único que recuerdo con claridad es el de Júpiter, que debido a su enorme fuerza de gravedad impediría que existieran creaturas sobre su superficie pues quedarían aplastadas imposibilitadas de movimiento, entonces, sería en la atmosfera gaseosa donde vivirían una especie de globos con aletas de pez en colores brillantes. La otra cosa que recuerdo, es un enunciado que afirmaba que nadie puede crear nada a partir de cero, todo es imaginado a partir de cosas ya existentes. Esta frase la tengo ligada con ese libro, pero es posible que la haya leído posteriormente. La mente acomoda a su manera los detalles. Me puse a tratar de imaginar algo completamente inexistente, que no se basara en nada. Hasta la fecha no lo he logrado y he aceptado la frase como un axioma. Creo firmemente que la imaginación no tiene límites, igualmente creo que estamos limitados por lo que conocemos.

Me gusta la película de Contacto, con Jodie Foster. Soy fan de la ciencia ficción con bases bien cimentadas. Al igual que a todos, me decepcionó el momento que sale el alienígena y resulta que es el papá de la protagonista, o al menos que esa es la imagen con la que decide presentarse. Sin embargo, recordé los globos en Júpiter, flotando, siendo arrastrados por una corriente de aire amarillenta y rosada, la concepción de un artista para que un niño pudiera visualizar las condiciones de un planeta que nunca va a visitar y que durante toda su vida por más que lo estudie no va a entender por completo. ¿Sabían que la mayoría de las fotos que tenemos del espacio llevan colores falsos? La superficie de Marte, por ejemplo, no es roja, sus colores reales son similares a los de un desierto rocoso; el sol no es amarillo, es una bola de fuego nuclear que a millones de kilómetros de distancia no podemos observar a simple vista sin quemarnos las retinas, y al mismo tiempo la luz que produce es nuestro estándar visual para conocer el mundo. Estos colores que se agregan a las fotografías, los peces-globo, el alienígena, todos son lo mismo: referentes conocidos, ideas palpables que permiten al cerebro procesar lo inexistente.

En un mito de la creación Nahualt, Quetzalcoatl y Tezcatlipoca deciden atrapar al monstruo de la tierra, único habitante del oceano que lo cubre todo. Para ello Tezcatlipoca ofrece su pie como cebo para atraerlo, el cual el monstruo arranca de una mordida, pero cae en la trampa. Ambos dioses entonces estiran su piel para crear la tierra y con sus ojos crean lagunas. Me gusta esta historia, en base a ella los artistas de precolombinos representaron a Tezcatlipoca sin un pie; en algunas imagines que he visto está por completo ausente, en otras es sustituido por una especie de rueda, estoy seguro que existen otras variaciones. Crear lo posible a partir de lo imposible. La labor se encuentra en aprender, reconocer e imaginar variaciones propias. Creo que ahí radica parte del secreto de la originalidad.

Featured image

“Le apodan el dolar: porque sube y baja. lol.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s