Día 189.

Ah, los recuerdos. Vienen a mi en tropel, asegurándome que no fue tan malo. Obvio, si lo fue, perola memoria es magnánima y protectora.

Martes.

Durante la noche he hecho algunos diseños, dándome cuenta que el programa en linea guarda de una manera “extraña” cada imagen que se utiliza, obligándome a dar pasos innecesarios a mi gusto, pero que al parecer esta hecho con la intención de dar mayor seguridad para evitar caer en errores. Comienzo temprano a separar las barajas y las piezas. La mejor opción que encuentro es no solo separarlas por el juego base y las expansiones, sino agregarle de una vez las piezas que no pienso separar (¡osea las que expanden las las expansiones!) lo cual no resulta tan facil como parece. Claro, es entretenido hacerlo en este momento y es algo que ya he hecho con anterioridad, justo por eso lo hago: pues la parte mas engorrosa de el Arkham Horror es que después de cuatro o cinco horas de juego hay que volver a guardar todo ya con la cabeza abotagada, hambre y ganas de irse a dormir. El plan es que si integro las cosas de manera correcta de una sola vez, ese proceso se va a volver mas fácil a largo plazo.

Obvio cosa que no va a ocurrir fácilmente, los humanos en general somos criaturas de hábitos muy arraigados y nos cuesta el cambio. Si por nosotros fuera, seguiríamos en una caverna con fuego, una piel de oso y sin bañarnos, como ocurrió durante miles de años, la única razón por la que se decidió salir de las cuevas es porque se meten los tigres dientes de sable.

En fin, el proceso de medición resulto mucho mas largo de los esperado, me tomo casi cinco horas hacer las mediciones, teniendo que hacer correcciones a medio camino pues no tomé en cuenta el tener que dejar un poco de espacio extra para que no fuera difícil meter y sacar las cartas. Es curioso como a esas escalas un milímetro puede convertirse en demasiado o muy poco, necesitando un punto medio… que por cierto, es ridículo tratar de utilizar.

Ya con las mediciones terminadas, voy a recoger por fin la caja, esperando que ahora si la tengan, lo cual sucede. Éxito.

Las separaciones quedaron horrendas, parece que las hizo un niño de kinder. Fracaso. Son demasiado anchas, de aglomerado  quitan horrores de espacio necesario. Paso a meter las cosas de nuevo para ver si cabe todo, lo cual es un si, pero no. Claro que caben, pero se van a maltratar horrores. De todos modos pinto las separaciones para ver como quedaría  igual podría encontrar una manera de arreglarlas… pero no. Simplemente no funciona.

Para este momento ya me encuentro muy cansado y el proyecto no ha avanzado absolutamente nada. Lo único que tengo es un cajón demasiado chico para lo que necesito y un montón de mediciones que me hacer ver que vaciar la información no va a ser una labor fácil.

Para acabarla de fregar, acabo de entender que hacer los diseños va a requerir utilizar un programa de edición de imágenes para que no se vean tan mal.

Tan.

Continuara.

“Trece octavos de perro café”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s