Día 224.

Cuando leí el Infierno de Dante, me encontré con una palabra interesante: simonía. Para los que la practican se encuentra destinado la tercera fosa en el octavo círculo o Malebolge, en donde son enterrados boca abajo dejando libre los pies los cuales son quemados. Dante, poeta oficial del merol. ¿Que puede merecer un castigo tan denso? la compraventa, claro, en este caso de cargos eclesiásticos. También aplica para productos espirituales, como la gracia de Dios. Por lo que investigué, en la Biblia sale un personaje llamado Simón el mago (nombre de payaso de plaza pública) que pretende comprarles con oro a los apóstoles Pedro y Juan su habilidad para hacer milagros, transacción que rechazan. La venta de superpoderes ya estaba mal vista desde esos tiempos.

En la Europa medieval, si poseías un terreno, y en ese terreno se hacía una iglesia, la iglesia era tuya, por tanto podías decirle a tu cuñado que la administrara dándole el cargo de cura. El ha su vez, podía cobrar por sus servicios como dar la comunión a sus feligreses y todos ganaban. Por otro lado, los Papas decidían a quien mandaba a tal o cual obispado, asunto que podían aceptar sugerencias a cambio de un leve billetito o favores de la realeza, que importaba si se contara con preparación o no para el cargo. Negocio redondo. Lo malo es que la banda se agüitaba con las amenazas de que se iban ir al infierno si no soltaban  varo. Ya ven como son los feligreses de sensibles. Así que se prohibió lucrar con la salvación eterna alderredor del año mil. Que bueno que ya no existen esas practicas y los que las practicaban están en el puritito infierno. Obvio no. 500 años después Lutero seguía denunciando la venta de indulgencias, y otros 500 adelante la cosa se sigue manejando menos agresivo y sin palabras tan feas como simonía. Ahora se maneja el tradicional, que es la practica de dar el 10% de lo que ganes a la iglesia. Si no quieres, no pasa nada, total, eres el único miserable de tu comunidad que no aporta ni viendo que la parroquia ocupa una buena mano de pintura, al cabo nadie va a pensar menos de ti o tu familia. La culpa, pilar del catolicismo operante.

Es curioso como cambian las cosas para mantenerse igual.

En nuestro diario saber y entender el tráfico de influencias es considerado un crimen, pero uno chiquito, sin victimas y que rara vez se castiga, de los denominados de “cuello blanco”, que a mi me suena a una manera de minimizar la perversidad del acto en si. Dado que las personas que utilizan este tipo de corrupción deben de contar con una posición de poder que les permita decidir a quien colocar en tal o cual posición, damos por sentado que es una persona preparada, rica o de quien hay que cuidarse. Un modelo a seguir por donde lo veamos, y se ve muy feo juzgar a los modelos a seguir. Ya sea un jefe de sindicato, un director de empresa, un luchador social, o un pariente acomodado, mientras nos beneficie o no nos afecte le aplaudimos y lo defendemos: igual nos acomoda en algún alguna chamba aunque no tengamos el perfil, total, uno le va aprendiendo. Claro, si nos perjudica o beneficia a alguien que no nos cae bien, entonces nos escandalizamos de hasta donde ha llegado la sociedad: hágase tu voluntad sobre la milpa de mi compadre.Como a Simón el mago, que cuenta la leyenda que se puso a volar en el foro romano afirmando ser divino, cosa que no le pareció a Pedro, quien le rezó a Dios para que cayera. Así pasó, se rompió las piernas y la multitud lo apedreo a morir.

No hay que meterse en el territorio del patrón.

Death_of_simon_magus

“Muerto por jugarle al verga”.

 

Anuncios

Día 223.

El filósofo Chuang Chou escribió cuatrocientos años antes de Cristo:

Once upon a time, I, Chuang Chou, dreamt I was a butterfly, fluttering hither and thither, to all intents and purposes a butterfly. I was conscious only of my hapinness as a butterfly, unaware that I was Chou. Soon I awaked, and there I was, veritably myself again. Now I do not know whether I was then a man dreaming I was a butterfly, or whether I am now a butterfly, dreaming I am a man. Between a man and a butterfly there is necessity a distinction. The transition is called the transfomation of material things.

La versión abreviada y conocida: Soñe que era una mariposa y al despertar me pregunté ¿soy un hombre que soñó ser una mariposa, o soy una mariposa que sueña a ser hombre?

La irrealidad existencial es un concepto fascinante, tan antiguo como el pensamiento y del que me gusta escribir.

He escuchado en variadas ocasiones que los animales no dudan de su naturaleza a diferencia de nosotros los humanos: un tigre actúa como un tigre porque es un tigre, punto. Su naturaleza es esa, vive y muere por su instinto, puedes sacar al tigre de la selva pero no la selva del tigre. Estas frases como base de un manual de autoayuda o canción de Arjona son excelentes, sin embargo como axiomas tienen huecos ¿como podemos afirmar cual es la naturaleza del tigre? ¿acaso al ser incompetentes en nuestro propio sentir nos hace competentes en el sentir de otra especie? ¿realmente al sacar al tigre de la selva y convertirlo en un animal de circo o atraparlo en un zoológico no altera su naturaleza? Esta última cuestión podemos visualizarla desde los pandas y los esfuerzos del gobierno chino de evitar su extinción; un asunto curioso en que los pandas alejados de su entorno parecer olvidar hasta como reproducirse y la reinserción de las nuevas generación a su ambiente natural es una labor compleja, que implica personas disfrazadas de panda entrenando a los pandas a ser pandas.

De cuando en cuando aparecen noticias de leones y tigres que escapan de circos, entran en algún rancho y matan ganado. Inmediatamente uno pensaría “ah, es que es su instinto de cazador”. Lo cual resulta lógico hasta que consideramos que en su entorno natural cazan para comer, no porque esa sea su única actividad. Habitualmente los felinos fugitivos son capturados en un par de días, tiempo muy corto como para que necesiten alimentarse y sus presas suelen encontrarse apenas devoradas, a diferencia de su comportamiento al aire libre de comer lo mas que puedan y llevarse el resto ¿es entonces esto un acto instintivo habitual? no lo se, pero más parece el acto de alguien estresado y acostumbrado a comer todos los días a sus horas. Se que estoy estirando demasiado la analogía, pero el punto que trato de tocar es que jugamos mucho como especie a que somos diferentes (y por tanto mejores), que otras especies. Nos gusta generalizar conceptos para adaptarlos a nuestro limitada visión, no como una acto de ignorancia malévola, simplemente es lo que podemos manejar.

Recuerdo cuando liberaron a Keiko.

O Willy, como conozcan a la ballena orca de Reino Aventura. Vivió casi toda su vida dando espectáculos marinos con tan buena fortuna, que protagonizó una película en que hace lo mismo, pero un niño gringo la ayuda a escapar y regresar a vivir al mar lejos de sus explotadores. Todo un éxito que hizo llorar con su inspiradora historia, al grado que se realizó una campaña de ambientalistas muy fuerte para hacerla realidad y ayudar a Keiko a escapar de la horrible realidad en que vivía, esclavizada para la diversión de los malditos humanos inconscientes. Hubo tanta presión internacional, que creo un programa de reinserción, se invirtieron millones de dolares, se contrataron expertos que trabajaron años para llevar a cabo el proyecto de liberación y se le llevo a su ambiente natural. Punto para los buenos. Excepto que Keiko no logró adaptarse, buscaba compañía humana en los puertos, no podía alimentarse adecuadamente y murió de pulmonía. Una ballena muerta por la complicación de un resfriado. Upsi. En este punto es donde me pregunto ¿acaso fue que fallaron sus instintos? no creo. Lo que falló es nuestra limitada concepción de como son las cosas y como creemos que deberían ser. Le asignamos a un animal nuestros deseos esperando que sucedan porque así es como funciona el mundo ¿no?

Este… no.

El hecho es que somos seres indolentes que no gustan de cuestionarse. Si decimos que los perros descienden del lobo, entonces no hay problema de cuando me harte mi mascota llevarla al cerro y abandonarlo a su suerte, porque por instintos salvajes va a sobrevivir ¿no?

Tampoco.

Entre las opciones de hacer lo correcto o no, buscamos la opción que nos genere mayor satisfacción inmediata y nos permita justificarnos. Estoy seguro que la gente que preparó la liberación de Keiko, sabía que las posibilidades de que sobreviviera eran remotas, pero ya era muy tarde para echarse para atrás y sería aceptar un error, cosa que nos resulta impensable. Igualmente estoy seguro que muchas de las personas que apoyaron su liberación, una vez hecho su demanda la olvidaron y siguen con sus vidas, porque después de todo, ya se sentían bien por haber alzado su voz y pensar que estaban haciendo lo mejor. Mucho de este pensamiento mágico proviene de nuestra necesidad de ser superiores y buscar demostrar ciegamente que lo que pensamos es lo correcto.

Si quiere vivir, lo va a lograr o dejemos que la naturaleza siga su curso, son frases que también he escuchado mucho. Es porque son fáciles de decir y porque nos hace creer que somos algo que no somos. Entre un hombre y una mariposa hay la necesidad de distinguirlos y la transición es llamada la transformación de las cosas materiales, son parte de la idea que desarrolló  Chuang Chou y comparto al inicio de esta publicación, pero preferimos reducirla a la parte bonita del sueño y la mariposa porque nos hace sentir inteligentes y profundos sin necesidad de meditarlas mucho.

Bendita nuestra visión de tunel.

panda-tao

“Te lo juro, yo también duermo en un recipiente para pandas azul”.

Día 222.

Bonito número.

Ya los antiguos griegos sabían que existen pocas historias. Lo que existe es un numero hasta el momento ilimitado de contarlas. Ya he escrito que en todas las culturas las historias se repiten. Una de estas, es el llamado “viaje del héroe”, que consiste en un personaje que vive una vida normal hasta que algo lo lanza a seguir una aventura, durante el trayecto conseguirá o aprenderá algo que le ayudara durante el viaje, deberá superar obstáculos, tendrá una batalla o conflicto decisivo que lo llevará hasta el limite, logrará la victoria superando la adversidad y  saldrá del otro lado transformado por la experiencia y recibirá su justa recompensa. Ejemplo chingón: Gokú vs Freezer. Claro, esta es una reducción malhecha de un tema amplio y complejo, pero afortunadamente soy escritor en vez de maestro en letras. Hay muchos elementos extra que se pueden agregar, se puede modificar el orden, dar por sentado otros, modular el tono para hacerlo trágico o cómico, como Gokú, practicando con el maestro Kaio-sama.

Si lo suyo no es Gokú elijan otran historia, por ejemplo, hmmm, Piccolo vs. Androide 17  o todos los guerreros Z vs. Broly.

El punto es que es un modelo que ha sido utilizado con mucho éxito desde la antigüedad como en el Ramayana hindú, poema épico que se traduce como El viaje de Rama, quien es un rey  en exilio que debe partir de a rescatar a su esposa, Sita quien fue secuestrada por el demonio Ravana. Durante el trayecto, Rama encuentra a dioses y seres mitológicos que ponen a prueba su virtud y le ayudan a enfrentar a las fuerzas del mal en una guerra densa llena de carros de guerra voladores, hombres mono, batallas con miles de flechas que destruyen miles de flechas, armas místicas que pueden destruir el mundo, gigantes, en fin, todas esas cosas que pasaban en el subcontinente indico hace miles de años. Cuenta obvio, con la participación de Gokú como Hanuman, el dios mono que podría derrotar a Ravana y sus huestes pero se contiene para permitir a Rama rescatar a su esposa de manera honorable y mostrar su poder. Similar a Gohan vs. Cell. Todo aquel que le gusten las historias de aventura debería leerse el Ramayana, lo cual me recuerda que no he leído el Mahabharata que es de la misma linea.

El formato del viaje del héroe puede adaptarse a cualquier época, estilo o tradición, ya sea un western, un cuento infantil, una telenovela, obvio un saga épica como el Señor de los anillos. En sí la formula se encuentra tan bien destilada que pareciera que cualquiera la puede utilizar y papas, sacar un libro, un videojuego o película que a todo mundo le guste, pero no es así. El hecho de que existan parámetros establecidos, no significa que el resultado va a ser bueno, lo compararé con la receta de una pizza: masa, salsa de tomate, queso y al horno. Está vendría siendo la opción más básica (creo que hasta el queso sale sobrando), pero eso no garantiza que sepa bien. Existe tantas variantes de la receta como cocineros, algunas de ellas excelentes, otras pasables y una infinidad mediocres que de todos modos comemos porque sigue siendo pizza. Como toda la serie de Dragon Ball GT. De cuando en cuando encontramos un lugar con una pizza increible, tan deliciosa que nos preguntamos ¿que le pusieron? siendo que la base es la misma, quizá los ingredientes extra no sean de la mejor calidad pero son los correctos y la preparación hace la diferencia. Otro elemento importante: el paladar. Hay muchas formas de contar la misma historia, pero si no resuena con su publico, simplemente no funciona. A pesar de que recomiende el Ramayana, el lenguaje es poético y lleno de personajes melodramáticos con nombres difíciles, requiere algo de preparación de la cultura hindú para apreciarla, quizá por eso no han tenido éxito las adaptaciones cinematográficas en occidente, mientras que la primer pelicula de The Matrix es una versión de libro de texto del viaje héroe.

¿Como es que ocurre la aparición constante de este arquetipo? Quiero creer que es porque en el fondo todos queremos emprender viajes mas intensos que el que estamos realizando en este momento y nos emociona desde siempre las posibilidades de atrevernos, como nuestros héroes, sean reales o ficticios. Todas las historias son la misma, todas se viven diferente.  El arte de crearlo se encuentra en que el viaje atrape y sorprenda.

Como cuando Gokú venció a Vegeta llevando todas las de perder. O cuando Vegeta se casa con Bulma.

Epic.

Hanuman_showing_Rama_in_His_heart

“El gran Hanuman/Cristo/Gokú”.

 

 

Día 221.

Tengo un enciclopedia, un diccionario enorme de ingles a español y un par de diccionarios de bolsillo, ninguno de los cuales han sido abierto en años. Recuerdo que de niño existía el oficio de “vendedor de enciclopedias puerta por puerta”: que consistía en ser el representante de una editorial, tocar de puerta en puerta y ofrecer un catálogo de sus productos que podía ser la enciclopedia de moda, como la Larousse o Trillas en doce tomos con biografías, significados de palabras y láminas de papel brillante con temas como los planetas del sistema solar, mundo submarino u hongos venenosos. Si no le interesaba al posible cliente, contaba con enciclopedias infantiles llenas de cuentos, juegos familiares, instrucciones para hacer barcos de papel y un tomo para los padres con información de el cuidado del bebe, síntomas de enfermedades comunes en la niñez y hasta como responder a dudas sobre sexualidad. Nada mal. Si tampoco lograba convencer, también ofrecía cursos en cassette de frances, libros ilustrados de historia, de aventuras juveniles los cuales serían enviados en un plazo de dos a tres semanas a su domicilio y podían pagarse el cómodas mensualidades con solo firmar en la linea punteada… listo. Traficante del conocimiento.

Igualmente podía hacerse el pedido por correo de productos similares como con Selecciones de Reader’s digest, de donde mis padres me compraron un libro con misterios de la historia, fantasmas, descubrimientos científicos y leyendas, llamado “Verdades y Mentiras” libro que leí y releí hasta el hartazgo, lo cual tardó mucho en suceder. Aún lo conservo. Mucho de lo que los temas que me interesan vienen de ese y otros libros similares que encontraba en libreros de casas de amigos o familiares, los cuales tenía que conformarme con hojear o leer a medias, pues eran libros caros que igualmente, se compraban a mensualidades, obvio no iban a prestárselo a un niño. A pesar que le tengo cariño a ese libro su función actual es acumular polvo. La última vez que lo abrí recuerdo que leí un par de artículos y me dí cuenta que algunos datos se leían incompletos, erroneos o eran obsoletos porque desde que se editó ya se resolvió el misterio  ¿como fue que me dí cuenta? Me gustaría decir que gracias a años de investigación como en las películas de Indiana Jones, pero la respuesta es prosaica en demasía: internet. Antes de eso utilicé un poco el Encarta, pero siempre me pareció que ofrecía poco para lo que exigía de capacidad de mi computadora y era algo engorroso el tiempo que tardaba en cargar el programa. Obvio el internet tiene fama de estar plagada de información errónea, como por ejemplo la versión en español de Wikipedia es una recolección de trabajos de preparatoria mal editados, pero la versión en ingles suele encontrarse muy completa y bien referenciada (simplemente la información en ingles acerca de los Aztecas es por mucho superior a la hecha en casa). Igualmente la necesidad de un diccionario de ingles-español ha caducado con los traductores Babelfish o el de Google, lo cual es un  logro tecnológico que ahora nos resulta básico considerando que se planea para finales de esta década contar con traductores universales activados por voz.

Danny Devito en la película Other’people’s money da un discurso que dice “saben, en algún momento deben de haber existido docenas de compañías haciendo látigos para caballos. Apuesto que la última compañía en pie fue la que hizo el mejor látigo que hayan visto en su vida”. Todavía se producen enciclopedias impresas, las he visto en ferias de libros y me supongo que igualmente deben ser las mejores ediciones jamás hechas, pero dudo que las compren mucho fuera de escuelas, bibliotecas o gente que requiera rellenar un librero como adorno. Como el trabajo de vendedor de enciclopedias puerta en puerta, deben de existir bastantes sectores que han desaparecido o se han visto reducidas victimas del cambio, como las fabricas de estilógrafos (palabra que según el autocorrector no existe), rollos fotográficos o las agencias de viaje. Realmente es una lástima, pero la obsolescencia es inevitable, excepto para los hipsters que escribir a máquina es más meritorio lo cual afirmo es un reverenda burrada. Por otro lado, la gente que investiga y lee es porcentualmente mayor que en toda la historia de la humanidad, si un niño o un adulto quiere ahondar en un tema que le interese, seguro que va a encontrar información en linea en poco tiempo, así como grupos de interes, ya sea  de si existen marsupiales fuera de Australia,  como fabricar un modelo a escala de una fragata en papel, o donde comprar el mejor látigo para S&M y lecciones de como usarlo.

Así es el mundo del mañana.

erudition

“…se chasquea antes de tocar la piel…”

 

Día 220.

Creo que lo he comentado antes, pero tuve otro blog.

Tiene pocas cosas y ya tiene mucho tiempo que deje de escribir en él. El título del blog lo tomé de un anuncio que salia en el periódico promocionando el único cine porno de la ciudad justo en la página posterior a la programación de los cines decentes, lo cual me parecía bizarro y lleno de comedia involuntaría. Ahora que lo pienso, creo que casi todo el contenido del blog está privado debido a que en su momento, recibí un aviso de clausura de parte de los administradores porque alguien había levantado una denuncia de que manejaba material pornográfico. Obvio el porno es como la pistola y el caballo ¿como se les ocurre que iba a compartirlo? Claro, recibir un correo donde se me avisa que mis valores morales de internet han sido medidos, pesados y resultan deficientes me asustó, tomando en cuenta que no se me había ocurrido respaldar los textos, que es lo único que tenía: fueran o no buenos, eran muchas horas de esfuerzo que simplemente desaparecerían. Apelé a que se realizara una revisión de la página, y efectivamente los administradores no encontraron nada que rompiera el reglamento del servicio, ni siquiera un pezón mal disimulado.Recibí una disculpa y el mundo siguió girando. Por las dudas quité algunas imágenes similares a las que pongo en este medio. Tengo sospecha de quien realizó dicha denuncia, pero como es gente del pasado, hace mucho que dejó de tener importancia. De todos modos puse atención al evento, porque no era la primera vez que me topaba con la censura mal dirigida y dudo que sea la última.

Es curioso notar las cosas que ofenden, sobre todo cuando uno hace su mejor esfuerzo por ofender con otras.

Una de las primeras historias que escribí fue un encargo para un periódico mural de una escuela en la que yo no estudiaba. El tema en aquel momento no era tan trillado como ahorita dado que el internet apenas iba iniciando: trataba sobre un tipo tan adicto a la computadora que termina conectado de forma permanente a ella y se vuelve esclavo del mundo digital junto con otros adictos. No me pareció muy buena, pero de todos modos lo entregué. Un par de días después se me informó que el relato no iba ser utilizado porque podría ofender al alumnado ¿a quien? no estoy seguro, pero la idea de que un estudiante de preparatoria pudiera ofender la sensibilidad de estudiantes de ingeniería electrónica me pareció confusa: por un lado me molestaba con pasión adolescente que simplemente rechazaran mi trabajo dado que me habían solicitado una historia de ciencia ficción, pero por otro me fascinaba la idea de que alguien al leerla sintiera que su deber era evitar su publicación.Lamentablemente dicha pieza la escribí a máquina y no hice copias, si no, la tendría enmarcada como un logro involuntario.

¿Que aprendí de estas experiencias? primero a respaldar todo lo que escriba, algo tarde para una buena cantidad de escritos que ahora lamento su perdida. La otra, es que la linea que divide lo socialmente aceptable de lo ofensivo es difusa y manipulable: la censura es un asunto tan subjetivo como lo que pretende censurar. Igualmente ocurrieron efecto secundarios a partir de la experiencia con mi anterior blog, como el aprendizaje de cual formato de escritura me resulta cómodo, el cual sigo manteniendo; el revisar mis escritos considerando si pueden resultarle a alguien ofensivos o no, lo cual es una suerte de autocensura productiva que me reta a buscar matices para atenuar o amplificar; y que las reglas a veces resulta mejor estirarlas que romperlas dependiendo del objetivo. Conozco a unos pocos creadores que dedican su tiempo a generar trabajos tanto escritos como visuales buscando provocar u ofender para señalar la hipocresía cultural, lo cual es una labor que no me llama mucho pero respeto, sobre todo tomando en cuanta la dificultad de que trascienda su mensaje en nuestro ambiente esquizofrénico lleno de vulgaridad de internet y corrección política. Es como un chiste que acostumbraba contar en las fiestas y que a veces daba risa:

-¿Que es negro, azul y no le gusta el sexo?….. el niño que traigo en la cajuela del auto.

Gracias y  buenas noches.

cocoroco

“Tanta crueldad”.

Día 219.

Siempre es agradable terminar un relato, especialmente cuando el tema me es difícil o pretendo romper un limite en cuanto extensión o lenguaje. Procuro después de haberlo terminado compartirlo a un pequeño numero de personas para que me den su opinión, marcar los errores tanto de gramática como de argumento o de plano me digan que es basura. Ha pasado. Posterior a eso siempre viene una reescritura para tratar de corregir el producto o ponerme la camiseta de “fuck it, esta chingón”, dejarlo enfriar como los pays en las caricaturas y avanzar al siguiente proyecto. Es aquí donde se encuentra el inconveniente de haber terminado.

Al igual que cuando se bucea no se puede viajar en avión el mismo día so pena de que la descompresión haga estragos en el organismo, no puedo simplemente pasar de un proyecto a otro. Cada que lo intento me encuentro o intentando continuar el escrito ya finalizado o insatisfecho desde el primer párrafo del nuevo. No exagero al decir que he escrito al menos 10 veces el inicio de la nueva historia y tantas veces lo he borrado. Igualmente he agarrado escritos inconclusos que tengo flotando en la computadora tratando de darles y tampoco. Simplemente de este blog hay 50 borradores de los cuales unos 15 son entradas inconclusas y los demás borradores de entradas ya terminadas.Estos borradores son fantasmas sin cabeza que siempre olvido exorcizar, lo cual es una pena tomando en cuenta que este blog es en sí un enorme borrador. Simplemente del proyecto que acabo de terminar hay 7 versiones, dos de ellas están completas con finales diferentes y una es la momentáneamente definitiva hasta que algún giro del destino me haga que la vuelva a corregir. Supongo que lo correcto sería borrar las anteriores dado que ya cumplieron su función pero me falta corazón para ello. O soy muy flojo.

Como sea, entre proyectos necesito una cámara de descompresión para poder seguir navegando. Nunca he sido fan de tener parejas de rebote después de terminar una relación con el argumento de que un clavo saca a otro clavo, quizá porque mis conocimientos de carpintería son rudimentarios cuanto mucho. Lo que si suelo hacer es emborracharme, jugar videojuegos y en general valer verga hasta que el mundo se ve borroso. Sin embargo, con la escritura dos de esas cosas ya las estoy haciendo mientras escribo, así que no aplican como método terapéutico para continuar con mi vida. En su lugar, la solución que he encontrado es escribir un par de cosas intermedias, como este escrito cuya única función es desconectarme del trabajo. Descansar haciendo adobes creo se dice. Funciona muy bien, tanto que ya recordé que tengo al menos dos proyectos alternos que realizar.

Dado que se tomaron la molestia de llegar hasta este punto, me sentiría mal de terminar este post onanista sin dar nada a cambio (lol). Así que les dejo la primer frase de una historia que no recuerdo haber escrito pero se encuentra en mi disco duro:

Soñe que la chica que me gusta hacia porno con caballos…siempre ha sido algo recatada.

A veces los fantasmas sin cabeza están así por una razón.

manet-edouard-amazone

“Seguro la imaginé así”.

 

 

 

Día 218.

Hace poco una madre desesperada me pidió ayuda: hacerle la tarea a su hijo de 11 años, en particular un cuento de terror. Obvio, no iba a dejar la oportunidad de fingir que soy un niñ… ejem, no iba a dejar pasar la oportunidad de ponerme a prueba de fingir un estilo, sobre todo en cometer los errores correctos. Se los dejo.

Árbol.

Carlos y Roberto son dos niños de segundo año. En la esquina de la casa de Carlos hay un pino muy alto, como de tres pisos, al lado de la torre del agua. En la punta del árbol vive una bruja.
Al menos eso escucharon en la escuela. Varios niños se juntan a la hora de la salida a aventarle piedras al pino para pegarle a la bruja pero está muy arriba la punta y nadie las llega. Carlos es el que tiene más fuerza y a veces las avienta tan arriba que tardan mucho en caer al piso de nuevo. Un día, al aventar una, cayeron dos piedras. A todos les pareció raro, Roberto dijo que de seguro le había pegado a la bruja y que le había aventado de regreso a Carlos otra piedra para romperle la cabeza. Carlos dijo –no seas menso, se ha de haber quedado una piedra atorada en las ramas y le pegué -. De todos modos Carlos se asustó un poco y mejor se fue a su casa.

Esa noche Carlos tuvo pesadillas en la que la bruja del árbol le aventaba piedras a su ventana. Se despertó con mucho miedo y ya no pudo dormir bien en la noche.

Al día siguiente se fue caminando rumbo a la escuela, la calle estaba sin gente y se detuvo antes de llegar al pino. Se le quedo viendo hacia arriba, tratando de ver si había alguien. De repente hubo mucho viento y las ramas se movieron, parecía que llovían piedras. Carlos supo que no había soñado a la bruja y que era real.

En la escuela Roberto le preguntó que si estaba bien. Carlos le dijo que no había dormido bien porque se le había aparecido la bruja en sueños. Roberto le preguntó como era. Carlos dijo – era una vieja vestida de negro, los brazos eran ramas largas y no decía nada -. Roberto dijo – si quieres, podemos ir en la noche y cortar el árbol con un hacha, o le podemos echar gasolina y que se queme, así la bruja no tendrá donde esconderse-. Carlos dijo que si.

En la noche ambos se escaparon de su casa. Fueron al árbol, pero se dieron cuenta que se tardarían mucho cortándolo y se podían dar cuenta los vecinos. Le echaron gasolina, pero cuando lo iban a prender, les comenzaron a caer piedras desde arriba. Una le pegó a Carlos y le sacó sangre de la frente. Roberto prendió un cerillo y lo aventó al árbol. El fuego se hizo muy grande y las ramas se comenzaron a quemar. Se escuchó un grito muy fuerte, la como si alguien se estuviera quemando. Roberto y Carlos echaron a correr. Más tarde llegaron los bomberos y encontraron entre las cenizas parte de un vestido negro.

Desde entonces Carlos duerme muy bien, aunque tiene una cicatriz en la frente.

FIN.

“La maestra dijo que estaba muy bien”.