Día 206.

¿Una tercera parte inmediatamente? ¡Escandaloso! Bueno, no mucho, simplemente es domingo por la tarde y traigo ganas de escribir de un tema que puedo manejar sin demasiadas pausas para consultar datos. Fuímonos.

Durante las épocas biblicas, existían pueblos que adoraban a Ba’al o Baal, que en turno no era realmente un dios o un demonio, sino mas bien un titulo para referirse al amo o señor de un lugar. Es mencionado en varios versiculos del Antiguo testamento como un falso dios contrario a Yahveh, por lo que cualquiera que este de su lado, ya chupo faros. Un ejemplo de ello es una competencia que hace el profeta Elias, en donde reta a 450 sacerdotes de Ba’al para demostrar quien es el verdadero Dios, a manera de entregar sacrificios (eran de animales y vegetales). Las ofrendas de Elias son bienvenidas, las de los sacerdotes de Ba’al no, por lo que como en toda buena historia del antiguo testamento, se les masacra.

Yahveh siempre ha ruleado hardcore.

En otras historias, tenemos a Moloch, por ejemplo en el Levítico, un libro bien simpático. Les paso versículos del capítulo 20:

Habló Yahveh a Moisés, diciendo: 
Dirás asimismo a los hijos de Israel: Cualquier varón de los hijos de Israel, o de los extranjeros que moran en Israel, que ofreciere alguno de sus hijos a Moloch, de seguro morirá; el pueblo de la tierra lo apedreará. 
Y yo pondré mi rostro contra el tal varón, y lo cortaré de entre su pueblo, por cuanto dio de sus hijos a Moloch, contaminando mi santuario y profanando mi santo nombre. 
 Si el pueblo de la tierra cerrare sus ojos respecto de aquel varón que hubiere dado de sus hijos a Moloch, para no matarle, entonces yo pondré mi rostro contra aquel varón y contra su familia, y le cortaré de entre su pueblo, con todos los que fornicaron en pos de él prostituyéndose con Moloch. 

En otras palabras, si adoras a Moloch, tu y toda tu familia puede darse por muerta.

¿Pero quien era este Moloch? Mismo Caso que con Ba’al, simplemente era el dios de otra cultura que no era de la clica de Yahveh.

Ambas figuras aparecen hasta la fecha como demonios en diversos tratados de demonología medieval, pero quien se llevó la parte del asunto fue Moloch, pues, hasta la fecha se mantiene la creencia de que los canaanitas quemaban niños recién nacidos en las entrañas de una estatua de Moloch que era en realidad un horno.

Cientos de niños.

No hace muchos años un grupo de arqueólogos dijo “hey, estaria padre si encontramos una estatua de Moloch” con lo que se pusieron a investigar, con lo que simplemente llegaron a la obvia conclusión de que pues nunca había existido. No había registros, no había pilas de cadáveres de niños, con lo aprendieron que todo era un truco publicitario.

¿Porqué? Pues por la misma razón para lo que se utiliza actualmente, osea, desacreditar al equipo contrario. ¿Hay algo de verdad en asunto? Quizá. Pero como en todo lo pertinente al Antiguo testamento, hay que tomarlo con dos de sal por cada de azúcar.

Ah, la estatua es descrita con otro pequeño detalle: cuernos.

Tomando como base el uso de el vocablo Ha-Satan o Shaitan para definir al adversario de dios, llegamos en este punto al primer personaje que podría considerarse un satanista como tal, ni mas ni menos que el gran rey Salomón, quien al igual que Adán, fue seducido por el lado femenino… bueno no igual, porque Salomón agarró montones de esposas de diversas tribus, que le compartieron sus respectivas religiones, con lo que un buen dia decidió probar otras creencias, construyendo altares y un templo para adorar a Astaroth, Ba’al, Moloch entre otros.

Claro, este capítulo no pasó de largo en la historia de la humanidad, pues en la edad media se escribió un libro llamado La llave de Salomón (obvio, atribuido al rey salomón, duh), donde se describe como invocar y controlar demonios, así como los nombres de cada uno, libro que actualmente es facil de encontrar en internet.

Si se van dando cuenta, el satanismo comienza a tener un punto en común de nacimiento, que no es en los tiempos bíblicos sino en una época bastante posterior, que es la edad media, el oscurantismo; una era donde el conocimiento europeo simplemente se detuvo en un punto de fanatismo religioso en donde, por cierto, también nace el odio a los judíos.

Y la quema de brujas.

Todo esto y más, en el siguiente post.

“¡Moloch y mariguana! suena a un buen concierto de doom metal”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s