Día 252.

Jornada 6.

Descansando un momento en Chichen Itza. El lugar es enorme aunque parece Lagunillas. Hay puestos por todos lados, venden artesanías  puesto tras puesto igual al anterior. Un niño me ha querido cambiar figurillas de Chac Mol, un armadillo o una cabeza de jaguar que venden en todos lados por mis tenis, calcetines o el reloj. El reloj se lo hubiera cambiando, pues es una pulsera de plástico con un circuito que marca la hora, pero, me lo regalo un amigo. Quizá debería cambiárselo por las tres figuras, entonces lo estaría estafando yo a él, pues el reloj no vale mas de 20 pesos… me pregunto que tan seguido caen los turistas en su trampa.

Bueno, en cuanto al lugar, es de los sitios mas decorados que he visto y a diferencia de Cobá o Teotihuacan, no se permite el acceso a nada, todo tiene que verse desde fuera. Eso es excelente para su conservación pero malo para mí, pues hay bastantes estelas que me gustaría estudiar y no puedo, algunas se encuentran a 20 metros de altura desde cualquier angulo, lo que apenas permite apreciar de lejos las cosas. Llevo aquí un par de horas, todavia falta mucho por recorrer. Como siempre, escucho algunos guías que llevan grupos (soy tacaño para pagarles) e, igualmente como siempre, cuentan las historias en sus propias versiones, dependiendo del visitante en cuestión.

Depende de sapo, la pedrada.

Por todos lados venden silbatos que simulan sonidos de jaguares lo cual me tiene definitivamente harto. Quizá porque es domingo en verano, pero no recuerdo ningún otro centro arqueológico tan repleto de mercaderes que le quitan por completo el carácter de santuario al lugar.

Afortunadamente, comienza a caer una fuerte tormenta de esas que parece que el cielo no cesa, por lo que he procedido a quitarme la única camiseta limpia que me queda, guardar mis pocas cosas en una bolsa plástica y sentarme enfrente de las ruinas del observatorio a meditar. Nunca he sido muy aficionado a las ideas de espiritualidad o centros de energía que se le atribuyen a las ruinas de civilizaciones desaparecidas, pero admito que me encanta la idea dejar fluir las cosas. Una de los detalles que mas me gustó de la película de Star Wars, La amenaza fantasma, es cuando Qui-Gon y Darth Maul  en medio de la batalla quedan separados por una puerta transparente de energía. Después de comprobar que no puede atravesarse, Qui-Gon apaga su espada, se sienta y comienza a meditad, mientras Darth Maul camina impaciente a que se abra, justo en el momento en que se abre la barrera continua la batalla, pero esos instantes ambos lo aprovechan cada uno a su manera.

Sin encontrarme en una situación similar, es seguro que me voy a empapar.

Podría huir hacía los arboles y esperar junto con los demás visitantes en una pésima protección, enojarme porque tarde o temprano se me van a mojar los zapatos, tirar pestes de que no se cuando voy a tener chance de regresar… o aprovechar el momento, así que dejo que la tormenta me atrape, busco un lugar cómodo, me centro poco a poco en mi y de ahí voy expandiendo hacia el exterior. Funciona durante un buen rato, se siente como si se derritiera algo, no estoy seguro cuanto tiempo llevo así pero las puntas de mis dedos están arrugadas y a pesar de que es pleno verano, se me ha ido el calor corporal. Seguro que alguien con experiencia en esto podría regular su ritmo cardíaco hasta que eso no importe, pero estoy lejos de ello. Me levanto, todo se ve mejor, me siento mas ligero, enfocado, no necesito regresar a ningún lugar o hacer nada. Me doy cuenta que estar aquí tiene un sentido diferente… me acerco a una árbol y encuentro a alguien que me servirá de guía por el resto de este recorrido, quizá pueda enseñarle algo, quizá no.

Quizá igualmente, deba comenzar a ser mas tolerante con los hippies.

“Yep, otra calaca”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s