Día 284.

Hoy es del día de venadito de la nación.

Al menos eso creía de niño.

Cuando escuchaba que Morelos era el siervo de la nación, no entendía. Pensaba en un ciervo, un cuadrúpedo astado con manchas, muy territorial y que le rompió el corazón a muchas generaciones cuando un cazador le disparó dejando huérfano a Bambi.

Le buscaba cada año una explicación al asunto ¿acaso la imagen de un venado llevaba un significado oculto? ¿su capacidad de recorrer los bosques? ¿el macho alfa de la manada en pose gloriosa y alerta? ¿pudiera ser que mi general usaba botas de piel de venado?

Misterios…

…que resolví años después al darme cuenta que “siervo” es de “sirviente”.

Lo cual me genero nuevamente confusión ¿un sirviente como en mayordomo? ¿era el intendente de las tropas insurgentes? ¿su pañoleta era un simil de Aunt Jemina?

Afortunadamente no soy tan estúpido (tan), por lo que en poco tiempo mas entendí que “sirviente” es un termino que se utiliza para referirse a alguien que dedica su existencia a servir a los demás  y que es una de labores mas nobles que pueden existir.

Dicen, a mi no me crean.

Jose Maria Morelos me resulta siempre una figura conflictiva. Se que tiene un estado, tiene una ciudad, dos calles en dicha ciudad, es más, tiene un estadio y sin embargo se poco sobre su persona. Y me refiero a que se poco no porque no he leído sobre él, sino porque crecí leyendo mentiras oficialistas adornadas sin sentido En particular recuerdo una lectura en la primaria en la que se dice llega, humilde, con Hidalgo y le dice que quiere ser capellán dentro de la lucha armada pues era mucho su fervor a la libertad, a lo que Hidalgo le dice, “tu no seras capellán, seras general”.

Así, sin tramite. Como película motivacional ochentera. Esta bien que se resuman las cosas, pero no hay que ser simplistas.

Igualmente la estatua monumental de Morelos en la isla de Janitzio lo muestra con una especie de sotana del Dr. Ming y una espada medieval. Ciertamente no muestra la imagen de el héroe mestizo, conquistador de ciudades solo con la presencia de su ejercito. ¿ Debería de confiar en la leyenda de que usaba un paliacate por padecer migrañas? No lo se.

Lo malo de la información oficial es que considera que no es necesario saber detalles o cambian las cosas para darle una imagen prístina a los personajes históricos  convirtiéndolos en poco menos que caricaturas. Es curioso que en Morelia se celebre el 30 de septiembre como la fiesta mas importante de la localidad, que Morelos tenga dos museos (si, hay dos, muy cercanos uno del otro) y sin embargo poca gente conoce realmente sus aportes.

¿Han leído “Los Sentimientos de la Nación”? No la lectura obligada a medios chiles que hicieron en la secundaria, sino sentarse 15 minutos a darles una revisada a consciencia de qué es lo que significa lo plasmado ahí. Baste decir que Morelos no los escribió solito (otro de esos adornos históricos)  sino que son ideas que los pensadores insurgentes veían como las necesidades del pueblo, una linea en la arena de lo que ya no debería existir, entre ello el sistema de castas, la tortura, los abusos del poder, el tener que mantener a una sociedad monárquica con los impuestos de una población oprimida. En lo particular el punto 12 me parece excelente:

Que como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales, que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto.

¿Esta padre no? Si fuera un cínico diría que se aplican perfectamente a la actualidad, pero como no lo soy, hay que decir que varios de los postulados no estaban tan padres, como el que impede la libertad de culto o el cuarto que dice:

Que el dogma sea sostenido por la jerarquía de la iglesia, que son el Papa, los Obispos y los Curas, porque se debe arrancar toda planta que Dios no plantó: omnis plantatis quam nom plantabit Pater meus Celestis Cradicabitur. Mat. Cap. XV:

Como ya les he platicado en otros posts, la constitución tiene siempre problemas con eso de la religión, curiosamente es lo que le da fuerza para mejorar. Recordemos que Hidalgo y Morelos eran curas, con pretensiones propias dentro de la curia. Igualmente, ambos fueron guerreros, con mayor o menor éxito,  pues el final de la guerra les llegó a la manera de Platón quien consideraba que solo los muertos llegan a verla. Las campañas militares de Morelos están bien documentadas,mostrando a un amateur sin opciones mas que aprender rápido el oficio, pues tuvo mucha suerte de no caer muerto en su primera incursión a Acapulco. Rápidamente aprendió a ser tan duro como sus enemigos, manteniendo una guerra de guerrillas con una tropa conformada principalmente por campesinos sin experiencia militar, pero entre los que ganó fama por su astucia y capacidad de negociación, tomando algunas ciudades de manera pacifica y otras a sangre y fuego.

Entonces… ¿Morelos era un venadito, que andaba a caballito?

Obvio no.

Morelos fue un general, un librepensador, un patriota de los que ponen su vida en juego por un ideal mas alto, un legislador, un soldado que se ponía la frente de sus tropas, un religioso harto de la tiranía  pero mas que nada, un ser humano que ante las circunstancias que vivía tomó una decisión. Una persona a quien se le atribuyen como últimas palabras “Morir es nada cuando por la patria se muere” antes de caer abatido por un pelotón de fusilamiento.

¿Que tanto de sus hazañas es real? Difícil de separar de la leyenda, como por ejemplo, no se puede comprobar la existencia del capitulo del niño artillero, pero eso no quite que aparezca en las monografias, de igual manera que no se sabe si existió el Pípila, pero lo importante de la historia no es solo desentrañarla (que habitualmente da resultados extraños) para entender de donde venimos….

También hay que aprender a dar honor a quien honor meceré.

“Nope, no le veo astas”.

Anuncios

Día 276.

En desfase de horario, fecha y circunstancias. Procuraré entonces un té Oolong para encontrar el camino. Me doy cuenta que en post anterior hice una promesa doble que no puedo cumplir, así que la de escribir de la llegada del otoño lo hago pronto, por hoy, sigamos cortando el pastel de Stephen King.

Hay relatos que cambian a la gente. En mi particular experiencia, uno de los libros que mas me han asustado es La hora del vampiro.

Lo leería a los catorce años mas o menos. cuando ya llevaba una pequeña pero sustanciosa lista de libros a cuestas. Mi señor padre tenia en una repisa una colección de autores de su elección como Frederick Foster, Robert Ludlum, Eric Van Lustbander(quien escribe acerca de ninjas teniendo sexo anal, en serio) y obvio, Stephen King.

El primero que leí de él, fue Carrie, si mal no recuerdo, y me gusto mucho la manera en que mezcla notas periodísticas ficticias con la historia principal, pero nada aterrador especialmente aterrador, por lo que procedí a leer La hora del vampiro (nombre original Salem’s Lot), en la que una escena en particular donde un niño describe su incursión a una casa abandonada donde encuentra un cadáver colgado que abre los ojos. La descripción del evento por mucho tiempo me pareció escalofriante, por lo que no me atreveré a describirla pues se perdería todo el efecto. Con los años decidí que quizá no era tan brillante como tenia pensado, que fue por la edad en la que lo leí que me causo tanta impresión. Sin embargo, hace algunos años cayo en mis manos la versión original en ingles, en una de las primeras ediciones (que por cierto debo de regresar a su dueña), por lo la releí, tan solo por el afan de asegurarme que ya no podía asustarme, despues de todo, ya soy un adulto que no cree en esas cosas ¿no?

El efecto claro, fue el contrario.

Me encontré extasiado releyendo en su lengua original cada uno de los motivos, los momentos, las sensaciones que llevaron a ese niño frente a ese cadáver. Cada párrafo en esa escena fue una deliciosa pesadilla, hasta llegar al final del capítulo en donde despacio cerré el libro y deje la sensación se asentara, como cuando se prueba un vino particularmente fuerte que se ha madurado en un barril con un esqueleto dentro.

La sensación de que no tengo idea como escribir algo tan bueno me convirtió en cemento el estomago.

Admito que por mucho tiempo dejé de leer a King, pues sus novelas las consideraba  inferiores a sus primeras obras, como Ojos de fuego, Cemeterio de mascotas (si, con falta de ortografía), La danza de la muerte o El umbral de la noche, que sigue siendo mi libro de cuentos de terror favorito. Pero, despues de releer La hora de vampiro, así como no me quedó mas opción que corregir el camino. Claro que encontré muchos errores e inconsistencias en esta relectura, claro que es un libro en el que se nota la juventud del autor, pero nunca he leído ningún otro relato de vampiros que me asuste.

Como veo que resiste,llamaré a otro elefante. Mañana sigo con el tema.

“Lamento tener que decírselo, pero es hepatitis”.

Día 275.

Escribiendo en la tarde con mi camisa a cuadros azules, comiendo uvas y con futbol como música de fondo. Ambiente polivalente para un día ambivalente. Hoy comienza según el calendario el otoño, aunque he escuchado que en realidad comenzará el día 22 este año, por lo tanto mañana escribiré de eso.

Por hoy, un festejo.

El cumpleaños de Stephen King (que primero escribí Stephen Kong).

¿Cuantos cumple? que importa. Lo importante es que sigue escribiendo, ha vuelvo a la senda del mal y ya prepara una continuación de El resplandor, que espero sea muy buena.

Hay bastantes críticos que consideran que King no es un escritor “serio”, de esos que queden pasar a la posteridad, sino un creador de historias comerciales sin valor artístico, afirmación que a mi parecer no es un disparate pero si equivocada. Es cierto que sus obras no suelen representar a la sociedad en la que vive (a menos que se mire con atención);que utiliza lugares comunes, como ejemplo, muchos de sus personajes principales son escritores; sus villanos suelen ser humanos bastante desagradables que les encanta humillar a los demás desde algún puesto de poder real o imaginario; sus monstruos son amorales, destructivos y predecibles, en fin, pareciera que solo tiene una historia para contar.

Lo interesante el la manera en que la cuenta.

Si algo sabe hacer bien, es crear ambientes. Su narrativa esta llena de pequeños detalles insignificantes que le dan sabor a sus relatos: el modelo de un auto, el sabor de una hamburguesa grasienta, un personaje de televisión que existe en la vida real, la mancha de café que incomoda al personaje principal quien no tuvo tiempo de cambiársela de salir a trabajar. Una manera de darle importancia a lo que ocurre desde una perspectiva común, una rutina posible y probable, un contexto familiar para que en el momento en que desaparezca, la irrealidad sea tan dura que cueste trabajo aceptarla, resulte incomoda y si el lector lo permite, le de miedo.

Escribir terror es un arte que pocos lograr realizar. Un solo detalle mal hecho puede sacar al lector de la fantasía en la que se encuentra, convirtiendo el escrito en algo aburrido. La mayoría de las adaptaciones de novelas que se han llevado a película de King suelen caer en ese error, como por ejemplo, la de Eso, que es una maravilla para provocar pesadillas por semanas durante la primera mitad, en que sale el payaso Pennywise con sus dientes enormes prometiendo globos “Todos flotamos aquí abajo, Billy”, le dice, antes de arrancarle el brazo. Pero en el momento en que se muestra su verdadera forma de araña en pantalla, el hechizo se acaba… se ve falsa, desenfocada de lo demás, cosa que no sucede en el libro.

Es bien sabido que Stanley Kubrick consideraba el libro de El resplandor como basura, mientras que Stephen King siempre ha admitido detestar la pelicula, lo cual resulta muy extraño si se toma en cuenta que los dos son excelentes.

Pero no iguales.

En el libro el final es diferente, el personaje de Jack Torrence (el que los Simpsons satirizan en “Sin televisión y sin cerveza, Homero pierde la cabeza”) es definido fuertemente por su alcoholismo, cosa que se menciona poco en la película; la fuerza maligna que embruja al hotel aparece tal cual, en forma de una nube oscura y el personaje de Dick Hallorance (el cocinero negro) sobrevive, la historia está construida de manera diferente porque no necesita ser apreciada en la pantalla, su encanto es que cada lector le de la forma que su imaginación le permita, el terror es aquel que se lleva en la imaginación, no en el mundo sensorial.

Se me acabo el espacio. Continua en el siguiente post.

“Bonito peinado… ñoño”.

 

Día 272.

Al parecer hoy amaneció con mucha neblina, anunciando la llegada del otoño. Espero dure el calor y la lluvia otro rato, pues me he divertido bastante este verano, aunque, he de admitir que ya es tiempo de tomar las cosas en serio. Después de todo, no me hago mas joven, el tiempo vuelva, hay que hacerse responsable de los propios sentimientos… no puedo esperar que las cosas sucedan mágicamente solo porque deseo que así sean.

Este post ya lo tengo atrasado desde hace tiempo…. respiro profundo… valor.

Nos conocemos desde hace tiempo.

No recuerdo la primera vez que escuché tu nombre, pero si la primera que te vi. Mis amigos comentaban maravillas sobre ti, pero admito que al tenerte enfrente simplemente no me interesaste. Todos te rodeaban y prestaban atención ¿recuerdas? mientras que yo me preguntaba como es que los tenias extasiados a cada movimiento que hacías. Mas tarde los llame estúpidos por dejarse engatusar tan fácil, que se engabañan a si mismos, que esa risa fácil que les provocabas no les iba… recordándolo ahora me doy cuenta que a quien intentaba convencer era a mi mismo.

Sin embargo, tomamos caminos diferentes. De cuando en cuando nos topábamos en alguna reunión o en la casa de algún amigo, pero procuraba no prestarte atención,  en parte porque siempre tenias pretendientes a tu alderedor, en parte porque tenía según yo, tenía cosas mas interesantes que hacer; que no te mentiré, creo que también me daba miedo el no ser saber que hacer si me encontrara solo contigo… varias veces te vi humillar como si cualquier cosa a quienes intentaban acercarse demasiado (creo algunos hasta la fecha hablan cosas horribles) o que aseguraban conocerte, poniendolos prontamente en su lugar.  Creo que acabaron respetándote no tanto porque quisieran hacerlo, sino porque no les quedaba otra opción. No quería ser uno mas de tu lista negra, por lo que de cuando en cuando te saludaba, y si alguien llegaba a preguntarme mi opinión sobre tí, me la reservaba.

Créelo o no, ya me daba cuenta que poco a poco iba cayendo, y como bien lo sabes, no tarde mucho tiempo en tocar el suelo ante ti.

¿Como fue que paso? No lo se. Igual que todas los amores pasajeros un día simplemente estuvimos juntos, divirtiéndonos, sin pensar en el futuro, sin hacer preguntas de donde habíamos estado o a donde íbamos. Dejamos girar el mundo y el mundo giró sin nosotros a ratos, momentos que se hacían eternos, instantes que no durarían… después de todo, nunca quise atarme a ti, aunque bien entiendo que me diste mucha soga para hacerlo.

Igual como llegaste, te fuiste.

A veces volvías, a veces repetía, aunque no siempre disfrutaba estar contigo, creo es algo que le pasa a todos, pero ya sabes, tengo un orgullo muy pesado y de carácter difícil. De repente me contaban que habías vuelto, que ibas a estar en tal o cual lugar, estaba invitado… pero no quería verte… me se débil para tus placeres… pero se que son compartidos, se que siempre ha sido así, se que eso no cambiará. También yo he creído conocerte, y hasta he intentado dominarte, he igualmente he sido avasallado como todos los demás. Llegue al punto de no querer saber de ti, de seguir una vida alejado, tranquilo.

Pero se que ya es hora de dejarme de niñerias.

Has regresado, he visto las señales, se que has cambiado, se que yo lo he hecho. Igualmente no tengo idea de que depare el futuro, no estoy seguro que me haga feliz tenerte, pero de lo que si estoy seguro es que no me quiero quedar con la duda. Se que perderemos las tardes como agua, se que habrá momentos en que nada mas me importará. Te conozco cruel, demandante y egoísta, cosas por las que me encantas…. se que también es algo que no sera para siempre, pero….

Quiero hacerlo.

Aquí va….

Tekken: te quiero de nuevo en vida.

“Tu me pixeleas”.

 

 

Día 271.

Dependiendo de la hospitalidad ajena en un 16 de septiembre, fecha en que se me ha dado la independencia gracias a los heroes que nos dieron patria, desayunando cerveza sin haber consumido ningún alimento solido.

¿A que se debe este momento patriotero de mi parte?

A que en mi casa no hay luz.

Ayer por la tarde, cayó un rayo a pocos metros de mi casa, el cual retumbó toda la estructura, casí le da un infarto a mi perro, así como posiblemente destruyó algunos electrodomésticos a su paso, lo cual, no puedo saber hasta que regrese el servicio. Dado la natural inclinación del mexicano a hacer las cosas a medias cuando se trata de trabajar en un día feriado (peor si es en la noche), llegaron los técnicos de la CFE, vieron el transformador que está en la esquina de mi casa ya, le movieron un rato. Vieron que no sabian que putas estaban haciendo, así que llamaron refuerzos, los cuales, al arribar a la escena, con sapiencia declararon:

“Sip, lo jodió el rayo”.

Con lo que prontamente se fueron a festejar nuestras fiestas nacionales. Son casi las dos de la tarde y no hay electricidad, la gente de guardia en la comisión obviamente esta muy cruda para responder a las llamadas de auxilio (Dios, no los guarde muchos años), así que he trasladado la comida congelada a a la casa de un alma caritativa que me ha permitido también conectar a cargar los electronicos necesarios para subsistir en este mundo postmodernista. Al parecer a todo mundo le duele mucho su cabecita, así que no van a reponer el servicio hasta mañana, con todo y que tienen una garantía de cuatro horas para reponerlo.

Todo esto me ha hecho darme cuenta de algo.

La vida sin electricidad apesta.

Irse de campamento o de viaje de cuando en cuando para “probarse” contra los elementos es un acto reto contra los elementos de los que se sale habitualmente indemne, pues suele ser por pocos días, se cuenta con fuego moderno (si, es diferente al antiguo), son pocos días de comida enlatada, se cuentan historias, se tienen momentos románticos al anochecer, se reconecta uno con la naturaleza… hasta que se acaba la pila del celular, a la a laptop y a las lamparas. Aún el hippie mas conectado a la madre tierra necesita poner que tanto detesta la tecnología en facebook.

Sin luz electrica las noches se vuelven tempranas, en el sentido que a las siete de la noche ya no queda mucho que hacer: cocinar se vuelve un acto valiente donde las las sombras de las ollas al fuego provocan quemaduras por errores de cálculo al agarrarlas; ir al sanitario se vuelve divertidisimo, pues nunca se sabe cuando se va a pisar un charco que en el mejor de los casos es agua; las conversaciones se ciclan y reciclan, las actividades para pasar el rato y tener un momento de privacidad cómoda se terminan rápidamente: ¿leer? a menos que detestes tus retinas las velas no son buena idea. No solo la electricidad provee de muchas comodidades, también ha cambiado nuestros horarios, pues, mientras desde las siete y media ya la luz casi desaparece, nadie que conozca se duerme ya antes de las once. Obvio, el sexo es una excelente alternativa cuando hay un apagón, pero no es una solución para largas temporadas sin electricidad.

No nos engañemos: por algo los moteles tienen tele.

“Vi México”.

Día 270.

¿Listos para la tercera y última parte?

¡Si Capitán estamos listos!

¡Uhhh!

La noche del 15 de septiembre del 2008, fui por tacos.

Creo que iba a ir a una fiesta, so, tacos son la opción correcta para preparar el estomago para la ingesta de brebaje. Llegando a un puesto cercano a casa,  encontré a varios conocidos, todos cabizbajos, en silencio como esperando algo. Sagaz como siempre, dije algo como “que calladitos, quien se murió”, dicho comentario fue recibida con un par de miradas furiosas y alguien apuntando hacia el televisor del local. Acababan de aventar una granada durante la celebración del grito de independencia en la plaza principal de Morelia. La pantalla mostraba grandes manchas de sangre mezclada con basura en la cantera y lo que bien podrían ser extremidades cercenadas. Se reportaban más granadazos en distintos puntos de la ciudad, centros nocturnos, calles céntricas, las salidas de la ciudad;  posibles enfrentamientos armados en otros municipios, se pedía a la población que no saliera de sus casas y aguardara instrucciones. El camino de regreso me la pasé marcando por el celular y el resto de la noche recibí llamadas asustadas de amigos que estuvieron cerca de las detonaciones.

Durante los días siguientes, la información deformada se fue estilizando a modo: se confirmaron solo dos explosiones de granadas; el numero de víctimas hasta la fecha es inconsistente con entre 8 a 12 muertos quizá una centena de heridos; se hicieron promesas que nunca se cumplieron, como ayuda vitalicia a los afectados, asunto que se habló con la sangre caliente pero se llevo a cabo con burocracia reptilesca; se le adjudicó el atentado al narco, a extremistas revolucionarios, a gente del mismo gobierno, se atraparon y liberaron sospechosos y en general se buscó tapar el pozo con el niño todavía gritando en el fondo.

Viva México.

Como resultado, hasta la fecha cada 15 de septiembre  se cierra el centro histórico al tráfico automovilístico, se ponen detectores de metal en puntos de acceso peatonal para “garantizar la seguridad” (hace un de años fui con mi familia durante la tarde, me esculcó un policia y me pregunto que si no cargaba navaja. Le pregunté que si tenia cara de delincuente, pero no me respondió), se vigila con cientos de militares y policias, y se hace la atenta invitación a “festejar sin miedo”.

De todos modos se necesita acarrear gente a que asista.

En los post pasados acerca del terrorismo les comenté de mi fantasía inmediatamente desechada de tener una pistola para defenderme enemigos fantasma. Bueno, la gente de mi rancho es más pragmática y simplemente consiguió armas de fuego de todos calibres, luego averiguaba contra quien. La tasa de violencia ya había ido creciendo paulatinamente desde antes del atentado, pero a partir de ese momento cayó la realidad de que Morelia es la capital de un estado con diferentes facciones de mafias, un lavadero de dinero siempre en la negación de “esas cosas no pasan aquí” donde vivía la familia del presidente en turno. La escalada armamentística pronto llenó la nota roja de ajustes de cuentas, accidentes y balaceras, mientras en las calles los asaltos a mano armada y los asesinatos al azar se volvieron comunes.

So ¿la palabra terrorismo debería usarse en este caso? El gobierno buscó por todos los medios evitar utilizarla, los medios de comunicación también y que diablos, no tiene mucho sentido en la ideosincrasia local, pero, el efecto fue tal. El terrorismo no busca muerte: lo que busca es crear paranoia e inseguridad, ver en los demas un enemigo al que hay que destruir como precaución y justificar nuestra barbarie. Dejémoslo en las bonitas palabras de Robespierre, ideario de la revolución francesa, instaurador del reino del terror y victima de él.

El Terror no es otra cosa que la justicia pronta, severa, inflexible; es pues una emanación de la virtud; es mucho menos un principio particular que una consecuencia del principio general de la democracia, aplicado a las más acuciantes necesidades de la patria.

A final de cuentas no se sabe con certeza quien fue responsable, se le adjudicó a las fuerzas invisibles de esas que gobiernan todo o rompen todo, de todos modos la población perdió la poca confianza que tenía en sus instituciones y estas aprovecharon para lanzar ofensivas militares indefinidas por el territorio estatal con pésimos resultados.

Nada llena tanto de orgullo como el sacrificio ajeno en defensa de la patria.

¡Felices fiestas!

morelia-acueducto

“Sangre en la tierra, fuego en el cielo”.

 

Día 269.

Continuando del post pasado en el mismo café, llueve y hace frio de huracán.

So, les conté mi experiencia del 11 de septiembre,  ahora les contaré de qué trató. Ténganme paciencia.

terror cimbricus.

Los Cimbri fueron un pueblo germano que atacó varios puntos del imperio romano un par de siglos antes de Cristo, matando unos 80,000 de sus habitantes entre soldados y civiles, hasta que final fueron derrotados, no sin dejarles esa frase bien clavada en la cabeza. Para ese entonces el imperio yá se consideraba invencible, mejor armado,organizado, lo cual les fué un duro regreso a la realidad y que llevaría al endurecimiento de su expansionismo así como la busqueda de la aniquilación completa de los Cimbrí, cosa que probablemente lograron.

la Terreur

Fue una temporada menor a un año de violencia posterior a la revolución francesa, en donde varias facciones, principalmente los Girondins y los Jacobins buscaban implantar su ideal de la revolución a fuerza de matarse entre ellos y/o a cualquiera que consideraran contrario o traidor a sus ideas, aunque no tuviera vela en el entierro, dando cifras de entre 20,000 a 50,000 cadaveres de todos los estratos sociales gran parte de estas muertes con la fabulosamente democratica guillotina. Estos son dos de los antecedentes que tenemos a lo que ahora se conoce como el constructo social terrorismo.

No existe una definición clara de la palabra, pues cada quien le dá el uso que se le antoje o mejor dicho, le convenga en ese momento. Para efecto de este escrito, tomaré la de “acto violento o destructivo que busca provocar miedo en la población”, a esa, le agregaré los elementos de anonimato e impotencia para provocar confusión.

El terror convertido en un arma, para acabar pronto.

Desde esa perspectiva, vivimos en la era dorada del terrorismo, no tanto porque nuestro mundo sea la versión más violenta en su historia, sino porque el buscar que la impotencia sea la vía para detener a los enemigos reales o potenciales (una de las practicas básicas de la guerra psicológica), se ha industrializado, profesionalizado y puesto al alcance de todos. No pasa un año en que 11 de marzo en España, o el 7 de julio en Londres, se respire terminado el día porque no hubo atentados. ¿Porqué menciono solo países industrializados? Porque el mensaje que se transmite es claro para los gobiernos del primer mundo: no estás seguro en casa.

Pero eso solo aplica para el terrorismo de afuera hacia dentro.

En mis años mozos (alcohólicos) con  amigos acostumbrábamos hacer una fogata en año nuevo o el día de navidad, y dada que la naturaleza de la bestia de aquel momento era el vandalismo, durante la madrugada recorriamos  las calles cercanas para robarnos adornos navideños de los patios o ventanas para quemarlos, tradición que duro unos 4 o 5 años. Lo justificábamos con que eran de vecinos que sabiamos no eran buenas personas o nos caían mal, pero no siempre erá el caso.

Sana diversión vigilante.

Una de esas ocasiones, alguien llevó una máscara de esquiar que me puse para darle un toque de aventura al asunto. Mientras quitaba unas luces navideñas de fuera de una ventana, uno de mis amigos me grito “Orke, apúrate”, a lo que le respondí “los terroristas no tienen nombre” y procedimos a huir con el botín. Obviamente lo que hacía no era terrorismo, dudo que provocara temor, pero si un enfado ante travesuras no tan juveniles, que supongo haría pensar dos veces a sus dueños en volver a gastar en adornos externos el siguiente año, pero el principio era el mismo: generar caos por razones egoístas escudados en el anonimato aparente y repetirlo en fechas especificas.

“Los terroristas no tienen nombre” Años despues, un 15 de septiembre esa borracha afirmación tendría otro sentido.

Tercera y última parte en el siguiente post. Ya se imaginan para donde va.

Robespierre

“La terreur n’est autre chose que la justice prompte, sévère, inflexible; elle est donc une émanation de la vertu” – Robespierre.