Día 264.

He llegado a la conclusión de lo que jode la confianza que se le tiene a alguien no es lo que hace, sino lo que afirma que va a hacer y no cumple. Con esa frase como entrada….

Hablemos del festival Hell and Heaven. Largo y tendido, simplemente porque salieron como cuatro posts.

Cuando asistí al del año pasado, tengo que admitir que me parecía un sueño guajiro el asistir un concierto con tantas bandas que me gustaba ¿Fear factory? ¿Moonspell? ¿Brujería? todas bandas que me gustan y de las que no tengo un solo disco, pero si canciones sueltas muy buenas. Ademas de otras bandas de las que contaba con pocas referencias pero con buena fama ¿Overkill? ¿Destruction? ¿Wehrmacht? y como principal Megadeth, que es de los mejores bandas que he visto en vivo.

Demasiado bueno para ser verdad; literalmente, resultó un sueño guajiro.

la organización fue mala. Muy mala.

Compré un boleto que incluía toda la cerveza que pudiera consumir, que al principio eran filas enormes para que la sirvieran, pero poco a poco se fue arreglando eso, con  lo que pude transitar toda la tarde y noche en un estupor agradable. El segundo problema logístico fue que no se contaba mas que con un baño grandote para todo el festival, una especie de abrevadero en reversa enorme, donde las filas no eran necesariamente muy grandes, pero que mas tarde se convertiría en un problema denso.

El festival en sí comenzó muy bien, aunque algo rústico. Desde la llegada, nos hicieron dar vueltas buscando una puerta de entrada marcada en la publicidad que simplemente no existía, cosa extraña considerando que el acceso preferencial sin hacer fila era una de las tantas comodidades que venían incluidas en el boleto al triple del costo de uno normal. Habían prometido una sala lounge para descansar, bar propio, hasta acceso a internet, lo cual me parecía extraño pero pues quizá les serviría a alguien con un smartphone para subir fotos de “Oh my gosh, me and my BFF rocking so hard! LOL!” , no lo se. Ah, ademas el punto fuerte de el boleto VIP era el poder conocer a las bandas, pedir autógrafos y que “estarían conviviendo en el lugar”, realmente no es lo mio, pero admito que sonaba interesante conocer a Juan Brujo. Bueno, de entrada, la sala estaba muy agradable. Después de viajar casi 6 horas producto de un pésimo tour para un viaje que se realiza en la mitad de tiempo, fue excelente poder echar una siesta a las dos de la tarde sobre un sillón teniendo una cerveza esperando, y lo mejor, bajo techo. Mientras el pópulo se peleaba por un lugar de sombra con el boleto de entrada general, para mí en ese momento ya se estaba pagando solo el boleto VIP. De las demás características  bueno, el bar propio estaba ahí, con mesas de metal enclavadas a pocos metros del escenario, lo cual me pareció una pésima idea pues quitaban espacio ademas que… por dios, son mesas de metal en un concierto de metal. ¿No dejan pasar aerosoles, cinturones o mochilas grandes, pero permiten unas mesas de unos veinte kilos de acero fácilmente arrancables?

Mala idea.

Continúa mañana.

“Vampiria!… fly….”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s