Día 291.

Café para despertar, café para adormecer, escritura para no pensar.

Me quedé ayer en el tema de la venganza. En la que describí un proceso para iniciarla.

A simple vista, suena como el origen de Jason de Viernes 13, pero en realidad es un tema tan antiguo como la historia humana, en la que la venganza destruye tanto a la victima como quien la ejerce. ¿Que tan antigua? el código de Hammubari ya la contemplaba en la ley 197 que dice: Si quebró un hueso de un hombre, se quebrará su hueso.

Hammurabi no andaba con medias tintas.

Mientras que La biblia lleva en el Levítico (donde están algunas de asuntos mas jugosos de el buen libro) Y el que causare lesión en su prójimo, según hizo, así le sea hecho: rotura por rotura, ojo por ojo, diente por diente; según la lesión que haya hecho a otro, tal se hará a él.

Ya les he comentado que el antiguo testamento es bastante cruento.

Para el Nuevo testamento, ya que ha llegado la era del amor de Cristo, en la que se enseña a resistir y resignarnos, pues el asunto cambia de manos en la epistola de San Pablo a los romanos: Amados, nunca tomen venganza ustedes mismos, sino den lugar a la ira de Dios, porque escrito está: “Mia es la venganza, yo pagaré” dice el Señor.

En otras palabras, se nos asegura de todos modos alguien va a pagar por el mal que se nos ha hecho.

Hay historias muy simpáticas con el tema de la revancha. El primer cuento que leí de Allan Poe fue El barril de amontillado (vino que hasta la fecha no he probado), que inicia con las lineas:

Lo mejor que pude había soportado las mil injurias de Fortunato. Pero cuando llegó el insulto, juré vengarme.

Y de ahí todo es cuesta abajo en donde Fortunato paga con creces el crimen de caer mal, terminando emparedado (y no de la manera en que se pone un pedazo de jamón entre rebanadas de pan) en un húmedo sótano, mientras que su matador sale impune con el crimen. Años después, leí una adaptación del cuento en un comic con un epílogo agregado por la editorial en el que en su vejez el protagonista baja a revisar la pared, la cual se abre producto de una inundación de un rió que corre al lado de la improvisada tumba y el esqueleto de Fortunato cobra a su vez venganza, ahogándolo. Siempre he pensado que este cambio tiene que ver conque en el original no existe un final feliz, tan solo un asesinato por acción de los elementos.

Que eso es algo que a nadie le gusta aceptar.

Hay un puritanismo en los relatos a los que se les da publicidad, o en detalles que se dejan de lado en los clásicos en los que la revancha es un tema recurrente tanto como punto focal como anclaje argumentativo. La Iliada basa toda la guerra en el rescate de Helena, quien se encuentra muy agusto con que Paris la raptara, ante lo cual Melenao, legítimo esposo de la troyana, busca recuperar su honor, aunque esto le cueste la vida a miles de soldados. Durante las batallas por venir, Aquiles cobra con Hector la muerte de su amigo Patroclo, dándole a su vez muerte en el campo de batalla, desecrando su cadáver al arrastrándolo con su carruaje por todo el campo de batalla y negándose a dejarlo ir. Hasta que el padre de Hector se humilla ante el con tal que le devuelva el cuerpo de su hijo para darle sepultura. Aquiles en ese momento cae en cuanta en lo que se ha convertido y ciertamente, no le gusta. Nunca es fácil caer en cuenta de lo que uno se ha convertido.

El Conde de Montecristo por otro lado, es la quintaesencia de una persona que se abandona por completo a cobrarse a lo largo de una vida contra sus enemigos, quienes le han quitado todo, justo teniendo que atravesar por el ritual de una muerte acuática para poder renacer con una identidad nueva, un cascarón lleno de odio que poco a poco va inyectando, hasta que llega al final de su jornada en que deja todo atrás de nuevo, pues, a pesar que ha logrado su objetivo, el vació es su nueva realidad. Vuelve al mar donde se despoja de la identidad creada, en un acto de redención donde se vuelve a recrear.

Es una de las historias mas famosas y curiosamente, la mas irreal.

Termina en el siguiente post.

“Que elegancia la de Francia”.

Anuncios

3 Respuestas a “Día 291.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s