Día 346.

20 días para el fin del mundo.

So, el último tramo para el final. Queda mucho por hacer, así que sigamos.

Hoy se cambia el gobierno.

Voy rumbo a la Feria del Libro de Guadalajara, habiendo olvidado el asunto, pongo en mi celular la radio de Guadalajara mientras cruzo la ciudad porque es muy superior a la de mi rancho, cayendo en la realidad que varias estaciones están transmitiendo el juramento al nuevo presidente.

Me gustan y disgustan los protocolos.

Creo que algunos son divertidos, siempre y cuando no ocurran muy seguidos como por ejemplo el desfile inaugural de las Olimpiadas, la prueba de traje de baño del concurso de Miss Universo, la visita obligatoria a los parientes en navidad y porque no, el cambio de gobierno. Cada palabra que se dice tiene un significado, agregarle u omitir alguna (como ocurrió en este caso, por cierto) obliga a que se repita, so pena de caer en el desacato o la traición a la patria. El juramento va así, siendo recitado ante el congreso de la Unión:

“Protesto guardar y hacer guardar la constitución política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrioticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión; y si así no lo hiciere que la nación me lo demande”.

De niño cuando recibí la bandera en la escolta de la primaria, tuve que hacer un juramento que rezaba que debía defender la bandera o igualmente, le daba la opción a la patria a que me lo demandara. Hasta la fecha, la patria no me ha demandado, aunque no necesariamente creo haber cumplido cabalmente con la defensa a mi bandera. Es curioso como los protocolos simplemente pierden fuerza cuando no les prestamos atención, por ejemplo, es una practica antidiluviana el que a la persona que se encuentre en el poder se le critique su desempeño pase lo que pase, pero rara vez se llega al punto de demandarle realmente que cumpla con su juramento.

En lo personal, me tiene sin cuidado quien sea presidente (aunque lo digo de dientes para afuera), lo que si me molesta es el poder que le damos como si todos los eventos por ocurrir giraran en una única persona.

No que no tenga en parte dicho poder, pues se lo damos.

Al asumir posesión, el presidente se vuelve “La figura”, aquella donde se depositan las esperanzas absurdas de millones de personas que no saben lo que quieren.

Si, así.

Se va un mandatario, habitualmente derrotado, destrozado por las criticas de su mandato en donde se esperaba que fuera una especie de santaclos arreglalo todo, listo para desaparecer del ojo publico en el mejor de los casos y los que nos quedamos ahora queremos que el que llegue con un movimiento mágico resuelva absolutamente todo.

Todo.

Desde que todo mundo gane bien hasta que la vecina deje de tirar la cubeta de agua de trapeador a la calle. Obviamente, eso no va ocurrir, pero nos gusta engañarnos que es así.

Claro, también está la otra parte, los que no quieren al presidente simplemente porque su carta se la escriben a los reyes magos, no al santaclos en turno.

Ya en la FIL, a media tarde me encuentro en un stand donde veo por televisión que en el zócalo hay  gente aventando bombas molotov, peleándose con granaderos porque no quieren lo que está ocurriendo. Todo mundo en el stand estamos callados, observando las imágenes  el ambiente es pesado, rompe el encanto de estar ahí. Me llama mucho la atención la imagen de un grupo de chavos no tan chavos intentando voltear un autobús de transporte publico. Después de varios intentos, se rinden. Gritan, rompen cosas, provocan heridas, pero no pueden ponerse de acuerdo para voltear un triste camión.

Me retiro del stand y continuo mi recorrido, pensando en lo estúpido de creer que una persona puede definir quienes somos….y en lo estúpido que es que ni siquiera para hacer vandalismo se puede poner de acuerdo los que creen que sea así.

Las contradicciones de no saber demandar.

manifestantes

“También mi perro le ladra al caldo para que se enfrié”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s