Día 348.

18 días para el fin del mundo.

‘cause we were born in ruthless world.

Continuo en la Feria del libro de Guadalajara.

Me encuentro en la sección infantil, la cual, es una maravilla.

Me encanta que cualquiera pueda entrar y hojear los libros. Es una pequeña biblioteca, divertida, amena, con muchas actividades, excelente ambiente y buenas selecciones. Me pongo a leer un libro para niños llamado La invención de los caníbales que me sorprende gratamente en lo bien realizado, la información clara y sin considerar a los niños como deficientes mentales sin capacidad de entender las realidades crueles del mundo. Busco comprarlo, pero es solo de muestra, en la editorial no lo tienen y me recomiendan que “busque en las librerías locales”.

Eso si que no lo esperaba.

Am I a fool?

Resulta que encontrar un libro en una feria del libro es una labor ingrata e improductiva.

Hay módulos de información, pero solo ofrecen soluciones si se sabe exactamente la editorial que produce el libro deseado; hay modernas computadoras con la base de datos de todos los libros en la feria, que pueden ser buscados por nombre, autor, editorial y aún con todo eso, simplemente no aparecen. Busco un libro de Maitena para regalar que había visto mas temprano y del que ahora he perdido la pista del stand donde estaba. En la base de datos, aparece que la vende la editorial Random House, a donde me dirijo donde un empleado me informa que hace varios años que ellos ya no manejas a dicha autora. Ok, no pasa, nada. Busco otro, que he visto en las manos de un visitante al cual le he preguntado donde lo ha conseguido, me da señas confusas, pero no importa, pues tengo los datos exactos del libro, los cuales pongo en dichas modernas computadoras de diversas maneras. Aparece que dicho libro no se vende en la feria.

WTF.

Mas tarde lo encuentro con el viejo método de caminar como bobo y no darme por vencido. Es mio, victoria parcial.

till all is said and done.

Al menos, tengo la certeza de que las reglas de la economía justa deben respetarse en un lugar así, ¿no?

Pues no.

Encuentro una camiseta que me gusta del Santos, la cual había visto hace poco en una librería de la ciudad en una visita previa en 150 pesos. Aquí, cuesta 200. Me parece raro, sobre todo porque la venden en el stand de los fabricantes, per,o como no tienen de la talla que busco, lo dejo pasar. Horas después en otro stand, encuentro la camiseta en la talla que quería a 143 pesos. Al parecer aquí la norma es que perro come perro. Hay poemarios pequeños de apenas unas páginas que por ser de editoriales extranjeras de autores desconocidos, cuestan 250 pesos y libros enormes de excelente fotografía erótica del que al parecer han traído demasiado que dan a 99 pesos. Claro, me llevo este último, seguro que le encontraré un dueño si no es que me lo quedo.

Los stands mas visitados son los de las librerías grandes que se encuentran cualquier centro comercial decente.

Este es un lugar esquizofrénico donde una comida de buffet internacional cuesta menos que un libro para niños; un lugar a donde se compran los mismos libros de moda que venden en cualquier Sanborns tan solo por decir que se compraron en la feria del libro (¿neta, este es el lugar para comprar Padre pobre, padre rico o 50 shades of gray?).

Eso si, todo te lo dan en bolsas bien bonitas.

Continua en el siguiente post, creo, mas alegre.

childbookfair

“Vamos, mira profundamente en el libro y acepta tu perdición”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s