Día 352.

14 días para el fin del mundo.

Esperando a que inicie el evento.

Se colocan sillas, se colocan cables, bocinas, hay un presidium, tengo una botella de agua al frente y un arreglo florar a mi derecha (el cual desde ahora es propiedad de mi novia). Los encargados van de un lugar a otro en el recinto, creando un eco con sus voces que mas tarde va a amortiguarse por la presencia de la gente que llene el lugar.

Mientras se realizan los preparativos, me preparo mentalmente para lo que sigue escribiendo aquí.  Pararse en publico con un micrófono no es sencillo, es un asunto que requiere condicionarse mentalmente para hacer todo en orden, procurando cometer el mínimo de errores y al mismo tiempo se lo suficientemente flexible para improvisar cuando invariablemente algo falle. Es un arte que he procurado ir aprendiendo con el tiempo, con mayor o menor éxito, pues cada lugar a donde tengo que ir presenta un reto diferente.

Claro que me pongo nervioso.

Me sudan las manos, me clavo en la pantalla para pensar lo menos posible en lo que sigue, me piden que agregue algo a la platica para lo que no vengo preparado, acepto en automático  quizá lo haga, quizá no, eso dependerá de lo que ocurra cuando inicie el asunto, por el momento no requiero discutir cosas innecesarias. No puedo darle gusto a todos, pero, puedo hacer un buen trabajo.

Al menos tengo un método.

Hace tiempo, durante la escuela, recuerdo a un compañero a quien siempre he considerado muy  inteligente que tenia que presentar un tema difícil frente a un publico difícil  Me toco exponer antes que a él, me preguntó al terminar como es que le hacia para no ponerme nervioso. El temblaba como una hoja antes de entrar, tartamudeaba con la plena seguridad de que iba a fracasar.

Son changos -le dije -.

Me miro confuso, así que se lo repetí.

El publico, imagínate que son changos. Tienen poca atención, gritan, chillan, tiran mierda. Pero es todo lo que pueden hacer, no les tengas respeto.

¿Que? – fue su respuesta .- No, yo quiero que me hagan caso, que entiendan que esto es importante. Son gente importante.

– Tu hazme caso. Ya que estés arriba, míralos un momento, checa como se te quedan viendo esperando que algo pase. Desde ese momento ya tienes poder sobre ellos, haz malabares, diviertelos, pase lo que pase te van a aplaudir, y si alguno se te sale del guacal, ponlo en su lugar ¿como te vas a dejar de un pinche chango?

Subió igual de confuso, dio su platica igual de nervioso como subió. Terminando, se hizo una ronda de preguntas en la cual un tipo ya cateadón, hizo una pregunta que veladamente se burlaba de toda la problemática expuesta por mi compañero con indolencia de alguien a quien no le importa el asunto. En ese momento vi como cambió su postura, se le quedo mirando fijamente como si mirara a un perro callejero que se acaba de orinar en la alfombra, y procedió a darle una tremenda regañada de campeonato con toda la calma del mundo lleno de una muy correcta indignación, al tipo que había osado contradecirlo, quien, solo bajo la cabeza enojado pero sin decir nada más. Mi compañero recibió una ronda de aplausos, una felicitación general y bajo con una gran sonrisa.

– Tenias razón, -me dijo – en cuanto lo vi supe que era un pinche chango.

Lo felicite, orgulloso de saber que había encontrado la luz, supongo que cualquier otra platica que le haya tocado dar desde entonces ha aprendido que no es que el publico sean primates, es solo un truco para agarrar control sobre uno mismo, despersonalizar el asunto, darse espacio para que el tiempo no se vuelva eterno.

Si te dejas dominar por los nervios, todo se acabo.

Casi es hora de comenzar.

No he desayunado lo cual es un plus, porque hablar con el estomago lleno es horrible. Comienza a escucharse uno que otro chiflido mientras se llenan las sillas, el eco se convierte en cacofonía y se hacen intentos por controlarlos. Veré si encuentro un café, una pasada rápida al baño y listo.

Es hora de batallar en el planeta de los simios.

chango

“Make my day, punk.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s