Día 354.

12 días para el fin del mundo.

Segunda parte del texto semántico (es un chiste).

Creo que es un error eso de que se nace solo y se muere solo. Obvio, a menos que se sea un niño de probeta, nacemos de un útero a las manos de alguien, sease médico, partera o hasta la propia madre, hasta después de un rato o varios días dependiendo de cada quien se va a estar realmente a solas, curiosamente con la muerte es similar, considerando que la mejor manera de partir que habitualmente imaginamos es viejo, rodeado de seres queridos, sin arrepentimientos y en paz.

Mientras dormimos.

Un final romántico a una existencia perfecta.

Que por estadística, no va a ocurrir.

Habitualmente morimos de enfermedades dolorosas o accidentes violentos, luchando por cada instante que se pueda estar en la tierra, con un miedo enorme a lo que sea que este del otro lado, aferrándonos con todo lo que queda a no recibir las paladas de tierra sobre nuestro ataúd, no estar solos en la oscuridad mientras se vierte cemento sobre nuestras cabezas (quizá para evitar que podamos regresar) y no convertirnos en alimento para los gusanos, como si los pobrecitos no tuvieran derecho a alimentarse. Me parece que solo un tren eléctrico en la carta a los reyes es lo mas deseado que poder continuar siempre hasta arriba de la cadena alimenticia, prefiriendo destruir nuestros cuerpos a fuego directo antes que permitir que las ratas o los insectos puedan saborear nuestras podridas entrañas.

¿Como podemos ser tan ilusos como para creer que merecemos otra cosa?

Pienso en Henri Désiré Landru, un asesino en serie francés que se aprovechaba de la soledad de mujeres de mediana edad para seducirlas con promesa de matrimonio, quitarle sus posesiones, descuartizarlas cuidadosamente y cremarlas en la estufa de su casa. Muy dedicado a su labor, por cierto, al haber matado a once mujeres de l as cuales estoy seguro no necesitaba mas que unas dos, quizá tres para sobrellevar un nivel de vida algo holgado. ¿Que fue entonces lo que lo llevó a continuar atacando? ¿Ambición económica o el placer de tener control sobre la muerte de alguien mas? que no sobre su vida, pues no era tan estúpido como para pasar de la propuesta de matrimonio. Si eso no dedicación, ignoro como se le puede denominar. Quizá al igual que muchos otros, descubrió que su vocación se encontraba en negarle a sus víctimas ese último gran anhelo de existir por siempre, recordarle al mundo de manera indirecta que aunque aumentemos nuestro nivel de vida a través de la ciencia médica, una alimentación sana y mucho ejercicio, siempre existieran entre nosotros depredadores dispuestos a mantener el ciclo vital en movimiento…

Aunque no lo hagan por mantener el equilibrio homeostático.

Claro, de cuando en cuando hay casos de gente que muere realmente sola, sin nadie que los apoye, desde un vagabundo congelado a media calle en la madrugada a un excursionista que ha caído en un barranco sin que nadie se diera cuenta y se ha consumido en el fondo poco a poco de sed. Debe ser una experiencia espantosa, no solo porque aparte de lo que pudiera haber sufrido en su agonía, todo lo que hizo en vida no importan, sus obras se ha reducido a unos párrafos en la nota roja: «Se encuentra cadáver semidevorado en Mil Cumbres, al parecer intentaba arrastrarse hacía un riachuelo, pero tenía las extremidades rotas y no llegó»

La huellas que pudo haber dejado nuestro anónimo excursionista en vida, han sido difuminadas por la tragedia.

Descanse en paz.

Continua en el siguiente post.

Henri_Désiré_Landru

“Landru, dandy por excelencia”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s