Día 365.

1 día para el fin del mundo.

¿Ya todos listos?

¿No?

Lastima.

Bueno, los últimos preparativos son importantes, llegando al grado que en las películas de Kurosawa se plantea que los samurai justo antes de entrar en batalla detienen las hostilidades para prepararse, quitándose la ropa que les estorba, sacando la espada de su funda y soltando esta. Son solo unos instantes que hacen toda la diferencia. Dado que no tengo lectores samurai, imagínense que es como conseguir un encendedor para destapar las chelas y comprar algo de botana para iniciar la borrachera.

De mi parte, un preparativo importante es la música, el soundtrack para el final de los tiempos. Como el mundo dice que “escucha de todo” pero a la hora de la hora dicen “pero esa no”, les dejo una selección variada con uno que otro lugar común, de lo que voy a traer mientras escribo el último post durante el inminente apocalipsis, cada una apropiada para un final distinto, recomiendo leer las letras de cada una, despues de todo, cada final es personal.

Nine Inch Nails – The day the whole world went away. Retumba mecanicamente una guitarra distorsionada y filtrada como si fuera un pistón de una fabrica abandonada mientras la voz de Reznor se mueve suavemente hacia la agonia. Por si llega sin avisar la muerte térmica del universo, el congelamiento e inmovilidad de todo.

Mono Blanco – Se acaba el mundo. Són jarocho retesabroso para bailar pegadito con una chica con minifalda. Critica social de como estamos destruyendo la naturaleza, armando nuestra propia destrucción, la guerra es densa  y… ya no tienes excusa para no ponerte la del puebla. Esta es excelente si lo que ocurre es la muerte del caguamo.

KMDFM – Last things. Lucia Cifarelli despierta a darse cuenta de las mentiras, manipulaciones y los horrores de ser parte de una clase politica que domina todo, incapaz de hacer algo mientras la sociedad es conducida hacia una guerra anonima, todo a ritmo de música industrial a alta velocidad. Ideal para la guerra termonuclear que devastará todo.

The Cure – The end of the world. Esta no porque me hiere. Robert Smith siempre tiene la manera de decir las cosas que uno no se atreve, sacar las cosas tal como se sienten con una mezcla de dolor y vació, hablando de una separación. Curiosamente tiene décadas de estar felizmente casado. Buen tema para un terremoto que se lleva todo dejando confusos a los pocos supervivientes.

Angeles del infierno – El principio del fin. ¡Merol! guitarrazos bien padres para mover la mata. Los cuatro jinetes del apocalipsis ya tienen tema, ni para que buscarle otro. Guerra, peste, hambre y muerte.

R.E.M. – Is the end of the world as we know it (and i feel fine). Bonita, divertida, rápida, difícil de cantar, esquizofrenica. No estoy completamente seguro de que quizo decir Michael Stipes con esta rola, tampoco me importa mucho porque así como que bailable y moverse. Mi voto es que es para intentar sobrevivir durante la invasión de zombies, con todo el sonido ambiental en off y solo esta rola sonando mientras se le dispara a las hordas con una sonrisa.

Marilyn Manson – Ashtonishing panorama of the end times. Si, lo mio es la música industrial, fan de Manson desde siempre aunque ya esté gordo y fofo. Me gusta en particular el mono de dos cabezas (de plastilina) que sale en el video. Critica de el estilo de vida consumista de la sociedad norteamericana. Himno para la segunda venida de Cristo tan cacareada por los tele-evangelistas del otro lado de río que proclaman que si no les das dinero no vas a ser salvado. Aleluya reverendo Manson.

The Doors – The end. No safety or surprise, the end. Una de las canciones que mas me han inspirado a escribir cosas, aunque nunca he estado seguro de lo que sean. Me suena como estar acostado en un charco de sangre, con una herida abierta inmovilizante mientras todo se vuelve oscuro. Todos nos volvemos locos y salimos cuchillo en mano a matar al vecino.

Chico Che – Huy que miedo – Chicho Che es lo mejor despues de los tacos al pastor. La inminente invasión extraterreste esta aquí, no que mas que mover el bote mientras nos llevan a todo, póngase recio y saque a bailar a la morenota de la mesa vecina, ni para que sufrirle.

Tool – Aenema. Maynard lo hace bien. Ve el final con displicencia, respirando que por fin se acaban todas las estupideces con las que vivimos, un espectáculo para observar desde la ventana, dando un consejo ironico que si se van a levantar las aguas e inunden todo, mas vale haber aprendido a nadar. Meteoro cae, provoca maremoto, barriendo, muerte acuática y pulmones colapsados.

Blue Öyster Cult – (Don’t fear) the reaper – me gusta mucho la guitarra, sencilla, pero ominosa, como un viento frio que se lleva todo. La muerte  llega en persona en su clásica mortaja y su guadaña,  cosechando almas y marchitando la vegetación a su paso, enfermedad rápida, manos al cuello y caida al suelo con espuma en la boca.

Apoptygma Berzerk – Until the end of the world. El gallinazo dark, favorita con la que inicie el gusto por la música de Stephan Groth. En este momento me resuena mucho, y solo por ser tan buena, le asigno un final épico en la que enfrentaremos a Cthulhu cuando despierte aún perdiendo la razón y con la certeza de ser devorados. No hay final cuando se lucha contra el destino.

Con estas 12 canciones, llegamos casi al final, queda un post por escribir. Los veo en un rato, ya sea aquí o en otro plano.

the-end-of-the-world

 

“Nada como un tuti-fruti”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s